Ocaña. Toledo. Camino hacia los Gigantes.

Ocaña, ciudad de trazado medieval, con un conservado casco antiguo donde es muy fácil toparse con grandes casonas, iglesias, conventos y palacios.

 

 

Salimos de Aranjuez y seguimos nuestra ruta madrileña-manchega para llegar a nuestro segundo destino del día, Ocaña.

 

 

 

El punto neurálgico de Ocaña está ubicada en su Plaza Mayor, una plaza rectangular compuesta por un total de 70 arcos, 18 en sus lados de mayor longitud y 17 en los otros dos lados más cortos, dos plantas, más buhardillas.

 

Desde su plaza Mayor salen las principales calles de la localidad, las que utilizaremos para ir a los diferentes puntos que visitaremos, comenzando por la iglesia más importante de Ocaña, y dedicada a Santa María de la Asunción, la cual fue construida sobre los cimientos de una mezquita, aunque la que en estos podemos ver no es la original, ya que la anterior iglesia fue demolida debido a su mal estado, para poder construir la actual (Siglo XVIII), solo visitable en horario de misa.

 

Junto a la iglesia podemos ver el monumento del Sagrado Corazón de Jesús.

 

 

 

 

A partir de este punto, tomando la calle que está a la derecha del conjunto anteriormente visitado, llegaremos hasta la Fuente Grande, donde nos encontraremos con un complejo que podemos describir como único, importante y llamativo monumento o área construida en el siglo XVI por Juan de Herrera, durante la época de Felipe II.

 

Esta Fuente Grande se trata de un lavadero de grandes dimensiones y con forma rectangular, donde podría albergarse hasta 300 lavanderas. Se decía que de sus dos caños (ahora un total de 10) salía tanta agua que podría suministrase agua para los 3000 vecinos de la localidad, y lo que sobraba era suficiente para alimentar los 200 molinos para aceite con los que contaba Ocaña.

Tal es la particularidad de esta construcción, que cuentan la existencia de una oferta de compra del monumento realizada por unos americanos para llevarse la fuente piedra a piedra.

La vista de la fuente mejora si utilizas el mirador que se ubica cerca de las viviendas, donde se puede entender la construcción de una forma más clara.

 

Seguimos nuestra ruta, encontrándonos una construcción que destaca de las viviendas colindantes, aunque debemos decir que, de esta construcción solamente queda el pórtico y  una gran torre, pertenecientes a la antigua iglesia de San Martín.

 

 

Nuestros pies nos llevan hasta la calle Lope de Vega, encontramos el actual Teatro Principal, anteriormente Cuartel de Caballería y Escuelas Públicas posteriormente, y justo enfrente, en medio de una pequeña plaza, podemos contemplar un ejemplo de Rollo de Justicia.

Muestra de las casonas y palacios de la localidad es el Palacio de Cárdenas, actualmente juzgados.

 

 

 

Dicho palacio perteneció a Don Gutierre de Cárdenas, y es a dicho personaje al que se le debe la “S” tumbada que preside el pórtico, dado que, según dice la leyenda, al finalizar el período en el que la Princesa Isabel se encontraba viviendo en el palacio, mientras duraba el tiempo de encontrar marido, salió de Ocaña para dirigirse a Valladolid al encuentro de Fernando, que se encontraba en la casa de Juan de Vivero. Días antes de la boda, Don Gutierre de Cárdenas introdujo a Fernando en la estancia de Isabel, ella le preguntó quién era Fernando, siendo su respuesta las palabras: “Ese es, ese es”, motivo por el que aparecen las dos “S” tanto en el escudo de armas, como en el pórtico del edificio.

 

Nuestro camino prosigue, y es por ello que tomamos nuevamente camino para dirigirnos a nuestro siguiente destino, Tembleque… punto final de las visitas turísticas de nuestra jornada… y localidad en la que varias sorpresas nos esperan.

 

Ir a menú principal ruta completaPalacios, Castillos y Molinos… Una Ruta llena de sorpresas.

Próxima etapa – Tembleque. Toledo. Desde su plaza a sus molinos.

(Visited 132 times, 1 visits today)

2 opiniones en “Ocaña. Toledo. Camino hacia los Gigantes.”

  1. Madre mía, pedazo lavadora antigua heee jejeje, madre mía los americanos querían llevársela, lo realmente curioso es que esa fuente diera tanta agua y al parecer está seca o no se ve vestigios de agua….🤔 Interesante

    1. Gracias por el comentario, la verdad es que siempre te encuentras sorpresas e historias interesantes por todo nuestro territorio, que se aprende a medida que hablas con la gente del lugar.

      Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *