Navarra, Elizondo, Baztán y sus brujas…

Son muchas las zonas de España que están relacionadas con la brujería y aquelarres, como ya explicamos, por ejemplo, en nuestro artículo relacionado con San Juan de Gaztelugache, pero sin duda en Navarra destacan dos zonas que Viajes a Dos Ruedas ha visitado, Zugarramurdi y Urdax, zonas muy conocidas, y que han sido protagonistas en diferentes historias plasmadas en libros y películas.

 

 

Nuestro camino nos llevará a varios destinos, por lo que nos ocupará una jornada completa, desde Pamplona pasaremos por la Cueva de Zugarramurdi, Cueva de Urdax/Urdazubi, Señorío de Bertiz (Parque Natural) y terminaremos nuestra jornada en el corazón de la región de Baztán, Elizondo.

 

Desde Pamplona, deberemos recorrer los aproximadamente 80 km hacia el norte, dado que llegaremos hasta escasos metros de la frontera con Francia. Para ello tomaremos la N-121-A, dirección Elizondo, a la altura de Oronoz cambiaremos a la N-121-B, pero manteniendo la misma dirección, pasaremos Elizondo, dado que nos interesa iniciar la ruta por el punto más alejado, para llegar a Zugarramurdi tomando la NA-4401 tras pasar el centro comercial Navarra-Francia, y recomendado si realizas el viaje en turismo o autocaravana, o la NA-4402, pasando Urdax, si el viaje lo hacemos en moto, dado que la carretera es muy estrecha, (mapa aquí)

 

Atravesando prácticamente el pueblo de Zugarramurdi, encontramos un amplio parking, pero que se llena muy pronto, por lo que os recomiendo llegar pronto a dicho punto, desde allí andando unos 500 metros encontraremos el acceso a la Cueva. Previo pago, se puede realizar la visita a la misma.

 

Cueva de Zugarramurdi

   Tras acceder a las instalaciones, nos dejaremos guiar por el mapa que nos dan al adquirir la entrada. Nuestra recomendación es realizar el recorrido en sentido contrario a las agujas del reloj… Déjate llevar por la magia, imagínate el escenario, introdúcete en la leyenda, porque si no lo haces, simplemente verás vegetación y cuevas… Vive la experiencia…

Las cuevas están iluminadas, aunque existen recovecos dónde te puedes meter con la luz de una linterna… son accesos de ida y vuelta que solamente son pequeñas cuevas dentro de la roca, sin peligro.

 

 

 

 

 

 

 

 

Existe una Cueva principal, amplia, alta, de gran tamaño, a modo de túnel natural, de, aproximadamente, 120 metros de largo, y 12 metros de altura, que se puede disfrutar desde varios ángulos. En ella se realizaban aquelarres, reuniones y sortilegios. La magia se debe sentir, respirar, imaginar…

La leyenda cuenta que en el siglo XVII existían unas mujeres, hombres y niños que se reunían en las Cuevas de Zugarramurdi para celebrar los aquelarres, por  dichas reuniones se persiguió a las brujas de Zugarramurdi, las cuales fueron detenidas y procesadas, terminando el proceso con el ajusticiamiento. Realmente en dicho juicio no se pudo probar nada, pero no importó, porque tampoco nadie indicó lo contrario…

 

Para nuestro gusto, tal vez la visita es algo simple. Debería estar más ambientada, tener elementos que te ayuden a entender e introducirte en situación, que es el objetivo principal de la visita. Tal vez la teatralización del significado de la Cueva ayudaría a todos los que la visitamos a sentirnos parte de la leyenda o historia, a sentirnos parte de la Cueva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salimos de la Cueva de Zugarramurdi, para dirigirnos a nuestro segundo destino, sin pararnos en el museo, dado que necesitaríamos tener algo más de 1 hora para poderlo visitar.

Nuestro camino lo realizamos motorizados, utilizando la NA-4402, carretera muy estrecha…

También es posible hacerlo caminando, utilizando una ruta preparada, a modo de paseo, que conecta nuestra anterior cueva, Zugarramurdi, con la siguiente que visitaremos, Urdazubi/Urdax, con una distancia de aproximadamente 7 kilómetros, y señalizado en todo momento con un caballo azul. El sendero está clasificado con dificultad baja.

 

Cueva de Urdazubi/Urdax

La Cueva de Urdax realmente es una gruta en el interior de la montaña, creada por la acción del agua del río Urtxuma hace más de 14000 años. La visita se realiza de forma guiada, previo pago, y con una duración aproximada de 40 minutos.

Durante la visita podremos contemplar la unión de la brujería con los efectos de la naturaleza, magia junto a increíbles estalactitas y estalagmitas, estas últimas, en muchos casos, dañadas por la acción del hombre, en momentos en que la cueva tenía acceso libre sin personas que vigilaran.

  Realmente podemos descubrir como el hombre utilizó las cuevas como refugio en diferentes épocas. Los restos de sílex nos indican que fueron habitadas por el hombre prehistórico, pero también fueron utilizadas como escondite de contrabandistas durante largos períodos de tiempo, o por soldados como refugio en diferentes guerras. Pero según muchas leyendas, también han estado habitadas por las “Lamias” seres mitológicos mitad mujer, mitad pez.

 

Según el tiempo que dispongamos, podemos aprovechar para visitar la localidad de Urdazubi/Urdax, donde podremos contemplar puentes medievales, caserones vascos, y otras cuevas prehistóricas.

 

Es hora de comer, para lo cual os daremos varias ideas, la primera comer en Zugarramurdi, en algunos de los restaurantes existentes, por ejemplo el Restaurante Azketa o bien otra idea es la de comer en la zona comercial Navarra-Francesa, ubicada en la N-121-B, por ejemplo en Venta Peio, dirección Francia a la izquierda.

 

Continuamos nuestro camino, hacia el siguiente destino, para lo que necesitaremos, como elemento principal, luz del día, aunque, realmente, si tuviera que dejar de visitar alguno de los destinos, sería nuestra siguiente visita.

 

Señorío de Bertiz

 

El Señorío de Bertiz es un Parque Natural, de aproximadamente 2.000 hectáreas, dónde encontraremos rutas y paseos agradables rodeado de singular vegetación procedente de diferentes rincones del mundo, como puede ser China, California, los Balcanes…, además de poder, si hay suerte, ver y observar animales en semi libertad, tales como mirlos, pájaros carpinteros o ardillas.

Una gran historia envuelve el Parque, ganas y cariño por parte de los diferentes propietarios que el parque ha tenido durante toda su historia. Actualmente es el Gobierno de Navarra quién cuida y mantiene el parque, tal como indica las condiciones de cesión por parte de sus últimos propietarios, Don Pedro Ciga y Doña Dorotea Fernández.

 

 

Os recomendamos visitar la casa de recepción del visitante, donde podrán dar la información necesaria para un disfrute completo de la totalidad del Parque. Nosotros solamente te mostraremos los alrededores de la mansión y de la recepción.

 

       

         

Cae la noche y es momento de salir del Parque Natural, y comenzar la ruta para llegar a nuestro último destino del día, Elizondo.

 

 

 

Elizondo

 

Elizondo es la capital del Valle del Baztán, y este hecho se nota nada más iniciar nuestra visita principalmente debido a la cantidad de casas nobles que se muestran en nuestro camino.

 

 

Realmente es sencillo visitar esta localidad, dado que se formó a ambas orillas del río Bidasoa, río que lo atraviesa longitudinalmente, y sobre todo a partir de su calle principal, paralela al río, calle Jaime Urrutia, donde es posible ver la mayoría de sus casas señoriales con sus blasones y escudos de armas, incluyendo el Ayuntamiento o la Casa de la Cultura, ambos edificios ubicados en la intersección de la Calle Jaime Urrutia con la Plaza de los Fueros.

 

Debemos visitar, sin duda, la Iglesia de Santiago, ubicada cerca de la Plaza de los Fueros, atravesando la carretera por la seguramente hayamos accedido a Elizondo, único edificio histórico de importancia alejado de la calle principal y origen de la localidad, hecho que llama la atención cuando estás recorriendo y visitando la localidad. Pero lo realmente curioso, es que la ubicación actual de la Iglesia de Santiago no es la que tuvo en sus orígenes, dado que inicialmente la iglesia fue construida junto al ayuntamiento, en la plaza principal, lógico y acorde a la tipología de la capital del Baztán.

En 1918 se derriba la iglesia, y se traslada piedra a piedra la totalidad del edificio a la ubicación actual. En la fachada podemos contemplar dos torres, la de la derecha, la del reloj, es original, mientras que la de la izquierda es una réplica de la anterior, con el fin de mantener la estética y simetría de la fachada.

         

Déjate llevar por sus calles, déjate seducir por el ruido del agua en su pequeña cascada, respira tranquilidad y sosiego, y si es posible descubre la magia del valle del Baztán a través de historias escritas, libros que describen mil y una leyendas, verdaderas o inventadas, pero sin duda mágicas… como recomendación la Trilogía del Baztán, escrita por Dolores Redondo.

 

 

 

(Visited 58 times, 1 visits today)

2 opiniones en “Navarra, Elizondo, Baztán y sus brujas…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *