Aranjuez. Madrid. Iniciamos nuestro camino entre palacios.

Real Sitio y Villa de Aranjuez, para ser justos así es su nombre, y es en la descripción de su nombre donde comienza su imagen y lo que aquí podremos encontrar, historia, realeza, canales, palacios y jardines, componen la imagen de este lugar…

 

Comenzamos nuestra ruta de hoy adentrándonos en la localidad de Aranjuez, donde estaremos visitando la localidad durante toda la mañana, para seguir tras la comida al resto de puntos planificados.

 

 

Aranjuez es Real Sitio desde que en 1560 Felipe II la nombrara, siendo, además, Villa a partir de 1899. Pero además tiene a su favor la declaración, en 2001, de Patrimonio de la Humanidad, al Paisaje cultural de Aranjuez, por la Unesco.

Tras la majestuosa presentación, solamente nos queda decir que la Villa se encuentra al sur de la Comunidad de Madrid, donde las aguas de los ríos Tajo y Jarama la atraviesan, de aquí la importancia que para dicha localidad tiene el agua, que ha sido protagonista junto a sus palacios y jardines de toda su historia, donde son varios los protagonistas principales, Felipe II, que la declaró, como anteriormente hemos indicado, Real Sitio, o Carlos IV que tuvo que abdicar a favor de su hijo Fernando VII tras el motín de Aranjuez, o más recientemente la inspiración de Joaquín Rodrigo para crear el famoso Concierto de Aranjuez… como ves, muchos son los datos para entender la importancia de esta localidad.

En lo que a nosotros se refiere, comenzamos nuestra visita en el Palacio de Aranjuez, donde podremos disfrutar, tanto de su increíble zona exterior, como de su impresionante y cuidado interior.

 

En su exterior, podremos contemplar la Plaza de Parejas, una plaza de gran dimensión donde se realizaba un baile a caballo, compuesto por 48 caballeros, divididos en cuatro filas, cada una de ellas encabezadas por un hijo del rey, desfilando de tal forma que se realizaban cruces entre las diferentes filas, creando un peculiar baile.

 

Antes de entrar al Palacio nos dirigimos a la plaza elíptica, pasando junto a la plaza de parejas, desde la que tendremos una increíble perspectiva del edificio, destacando al fondo del patio, la entrada principal.

 

Es hora de entrar al palacio, previo pago, con el claro objetivo de disfrutar, tanto del propio Palacio como del Museo de Falúas Reales, teniendo en cuenta que los jardines, en el momento de nuestra visita, estaban cerrados, debido a diversas obras de restauración.

 

Como es habitual en Viajes a Dos Ruedas, las zonas en las que no está permitido realizar fotografías, nuestras cámaras estarán apagadas, por lo que no os podremos mostrar nada de lo que hemos podido ver, aunque si podremos daros detalles o información descriptiva de dichos lugares.

 

En el palacio comenzamos la visita ascendiendo por una impresionante escalera, para llegar a un corredor donde diferentes habitaciones, salones y despachos estaban presentes, con las puertas abiertas para ser visitados por todo aquel que lo desee, es posible leer en los carteles de información pequeñas explicaciones de cada dependencia, o a través de las audioguías que pueden ser adquiridas, alquiladas, a la entrada del edificio.

Simplemente debemos retroceder en el tiempo, alejarnos de la actualidad y comenzar a vivir tiempos pasados, para entender todo lo que tenemos delante… es el momento en el que la imaginación entra en juego.

 

Tras un tiempo considerable, aproximadamente entre una hora y hora y media, salimos del palacio para poder degustar una comida local en uno de los numerosos restaurantes que se nos ofrecerán durante nuestra visita por el exterior del palacio, diferentes menús, ofertas o rebajas son ofrecidas a cada uno de los turistas que nos encontramos por la zona, la elección del restaurante os lo dejo a cada uno de vosotros, ya que existe mucha variedad…

Tras el yantar, nos dirigimos a nuestro segundo punto de interés en la localidad de Aranjuez, el museo de las Falúas Reales… con dos objetivos claros, descubrir qué es una Falúa, y la historia que la rodea.

Durante el camino al museo realizamos diferentes pequeñas paradas, para poder contemplar fuentes, como la de la Mariblanca, Iglesias como la de San Antonio de Padua, o canales y jardines que encontramos en nuestro paseo, y que podremos visualizar en el propio del jardín del Príncipe que rodean al museo.

 

Llegamos al museo de las Falúas Reales, donde no se pueden realizar fotografías, aunque os mostramos algunas que hemos conseguido en Internet… (Página de turismo en Aranjuez).

 

En este museo podemos ver una serie de embarcaciones utilizadas por los reyes de España para navegar por el Tajo. Entre las más importantes está la utilizada por Carlos IV tras el motín de Aranjuez, una embarcación fabricada en Cartagena.

 

 

Solamente nos queda seguir disfrutando del jardín y la propia ciudad, aunque debemos tener en cuenta el tiempo disponible, en nuestro caso, escaso, dado que debemos seguir nuestra ruta para llegar al próximo destino, Ocaña.

 

 

Ir a menú principal ruta completa – Palacios, Castillos y Molinos… Una Ruta llena de sorpresas.

Próxima etapaOcaña. Toledo. Camino hacia los Gigantes.

(Visited 58 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *