Sos del Rey Católico. Zaragoza

Sos del Rey Católico es una pequeña población en la provincia de Zaragoza, que emana historia, mostrando a todos los que la visitamos una imagen de lo que era la vida en la Edad Media. La unión de palacios nobles junto con viviendas humildes, la casa natal de Fernando el Católico junto a la judería, dejan que el visitante se introduzca en el ambiente especial que se respira por sus calles, en sus plazas. Todo ello, para descubrir en cada paso lo que es Sos.

Tal como hemos indicado en nuestro artículo de “Navarra religiosa,  Leyre y Javier”, aprovechamos la jornada para acercarnos hasta la provincia de Zaragoza y visitar la pequeña villa de Sos del Rey Católico.

 

Desde el Castillo de Javier tenemos dos posibles rutas o posibilidades. Partir tomando la NA-5410 hasta Sangüesa y posteriormente la NA-127 hasta Sos, o desde el mismo origen tomar la CV-684 hasta Sos, carretera más corta pero con más curvas… Elección personal de cada usuario, ver ruta aquí

 

Sos del Rey Católico

Iniciaremos nuestro relato de la localidad con algunos datos que consideramos de interés, lo primero es intentar descifrar el nombre de la villa, SOS. Según la información que hemos podido analizar, Sos es como se denominó a la población desde su origen. La idea más arraigada, es que su significado es “sobre un alto”, debido a la ubicación en la que se encuentra. Os aseguramos que si está en un alto, comprobado en cada uno de los paseos y recorridos que hemos realizados, por supuesto, las piernas lo confirman…

La villa siempre ha estado unido a la realeza, debido a que en dicha localidad nació el que posteriormente fue Rey Fernando II de Aragón, por este motivo durante el reinado de Alfonso XIII, la villa solicitó modificar su nombre de Sos, a Sos del Rey Católico, como homenaje a su ilustre e importante vecino, hecho que fue aprobado en 1925.

 

Sos del Rey Católico es declarado en 1968 como Conjunto Histórico Artístico, además de estar incluido en la red de “Los pueblos más bonitos de España”

Ahora vayamos a ver que debemos visitar en la Villa, aunque sinceramente os aconsejamos dejaros llevar por sus callejuelas, angostas en algunas zonas, y laberínticas, empedradas y cuidadas.

 

No podemos descuidar la visita a la judería, para lo cual os aconsejamos acceder, andando, evidentemente, por el Portal de la Reina, torre fortificada perteneciente a la muralla de Sos, y donde podemos observar y contemplar las ventanas saeteras, además de proponeros el descubrimiento de un grafiti correspondiente a la Guerra de la Independencia, escrito en francés y que dice “Merde pour les volantiers de Mina”, Mierda para los voluntarios de Mina, y que hacía alusión a las tropas navarras de Espoz y Mina, del que hablamos con anterioridad como protagonista de la destrucción del castillo de Olite. (Olite, Navarra guerrera II).

 

El barrio judío lo encontramos accediendo por la primera calle a la derecha, tras pasar bajo el Portal de la Reina, calles estrechas, casas con puertas abiertas que nos dejan contemplar los patios interiores, casas estrechas, humildes, pero de gran belleza…

 

Seguramente nos topemos con un edificio noble, de gran envergadura, y que corresponde con  el Palacio de Sada, ubicación actual de la Oficina de Turismo, y casa natal del rey Fernando el Católico, por tanto la casa de la familia Sada.

 

Podrás realizar una visita a su interior, donde obtendrás información sobre la vida de Fernando el Católico, su boda con Isabel, o todo lo relacionado con los acuerdos con Cristóbal Colón y su descubrimiento de América.

 

Seguimos nuestro paseo por las calles de Sos del Rey Católico, llegando a una plaza neurálgica y llamada Plaza de la Villa. No es muy grande, tal vez algo angosta, pero de suma importancia en el comercio de la localidad, debido a que en dicho lugar, en la Edad Media, se celebraba el mercado semanal, muestra que se puede verificar en uno de los pilares de los arcos existentes, donde se observa un hueco, denominado coloquialmente como quesito, y donde se colocaba las romanas que se utilizaban para pesar los productos, y verificar que el peso mostrado era el real para la zona.

En la Edad Media no existía un sistema estandarizado, por lo que cada localidad o región utilizaba un sistema de pesado propio, motivo de verificación al inicio del mercado, con el fin de que el comerciante no engañara a los habitantes de la villa.

Justo al lado de dicho hueco vemos una marca a modo de línea incrustada en la piedra, dicha marca se utilizaba para verificar el sistema de medida de longitud, y correspondía a una barra jaquesa, utilizada en la región, y de unos 772 mm actuales, y como en el caso anterior, conseguía que tanto comerciantes como compradores hablaran del mismo sistema de medición, a la hora de comercial con telas.

 

En la misma plaza podemos observar el Ayuntamiento, donde destacamos el escudo de armas de Sos, así como una inscripción en la que podemos leer: Dice Dios nuestro señor, en la casa del que jura no faltará desventura.

Frente al ayuntamiento, en el otro lado del triángulo que forma la plaza de la Villa podemos ver otro gran edificio, en este caso usado actualmente como colegio, construido por don Isidoro Gil de Jaz, motivo por el que dicho colegio lleva el nombre de su fundador, aunque ha sido gestionado por los Padres Escolapios.

Nos dirigimos por la calle entre el colegio y el ayuntamiento, donde encontraremos a la derecha la Lonja Medieval, actualmente patio del colegio y biblioteca y solamente visitable si adquieres la visita guiada en la oficina de turismo. Seguimos por la calle y a la izquierda nos encontraremos con otro elemento muy particular de Sos, y que está vinculado a la localidad de una forma reciente, y no es otra que una estatua de Luis García Berlanga relacionado con la película La Vaquilla, película que fue rodada en Sos durante 1985, y que relata un episodio de la guerra civil. En relación a dicha estatua, durante nuestra visita hemos podido ver varias sillas, existen 12 sillas en total, de diferentes actores que actuaron en la película, elementos que fueron instalados con motivo del 25 aniversario del rodaje.

 

Continuamos por la misma calle, dónde entramos una especie de túnel, bajo la Iglesia de San Esteban, y desde la cual, podemos acceder a la cripta de la iglesia,  aquí no es posible realizar fotos, hecho que respetamos. Dicha zona es un lugar de enterramiento, compuesto por 22 tumbas, cada una marcada con una cruz.

 

Seguimos por el túnel, al salir, a la derecha nos encontramos, además de dos sillas de actores, parte de la muralla, desde la que tenemos una perspectiva de la zona que rodea la Villa. A lo lejos podemos ver, si el día lo permite, la sierra de Leyre e incluso el Monasterio.

Encontramos el acceso de la Iglesia de San Esteban, nuevamente las fotografías en su interior están prohibidas. La construcción de la Iglesia fue realizada gracias a la contribución económica de doña Estefanía Reina de Navarra, a la cual se accede a través de una portada del siglo XII. En su interior observamos la pila bautismal utilizada, según nos indican, en el bautizo de Fernando el Católico.

Accedemos por el lateral de la iglesia, hasta la zona más alta de la Villa, lugar donde un día estuvo ubicado el Castillo de la Villa, actualmente solo contemplamos la torre del Homenaje.

 

Os recomendamos recorrer las calles de Sos, desde la Torre del Homenaje hasta el Parador, pasando por el Portal de Sangüesa, y una vez en el parador acceder por unas escaleras exteriores. Desde allí contemplar la estampa de la Villa, y acceder nuevamente, dejando el parador a la derecha, para tener una visión de las murallas… Déjate sorprender, hasta llegar nuevamente a la iglesia de san Esteban, recorre en sentido contrario la calle que ya conocemos, y llega nuevamente hasta la plaza la Villa, sigue por la calle bajo los arcos, allí encontrarás una tienda en la que adquirir recuerdos, el trato es, simplemente, maravilloso. Ella nos explicó con todo detalle la utilización de las herramientas inscritas en el pilar del arco para verificar el sistema de medida. 

 

Sigue por la calle que arranca bajo el soportal del mercado, llamada Calle Fernando el Católico y llegarás a otro edifico de gran envergadura, un edificio noble, correspondiendo con el Palacio Español de Niño, de estilo renacentista, de finales del XVI, antiguo colegio de las niñas de Sos, y que actualmente se utiliza para exposiciones temporales y congresos

Cae la noche y la luz artificial se hace fuerte en Sos del Rey Católico, ofreciendo una perspectiva diferente.

(Visited 52 times, 1 visits today)

2 opiniones en “Sos del Rey Católico. Zaragoza”

  1. Otro pedazo de ruta, como no podía ser de otra manera viniendo de quien viene, todo un trotamundos. Gracias por deleitarnos con esas rutas y hacernos conocer parte de nuestra geografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *