Salamanca, despedida del 2018 con dos huevos… y chorizo

Sin duda en Salamanca, para muchos moteros, tanto de la ciudad de Salamanca, como del resto de la provincia,   EL FIN DE AÑO no sería lo mismo si no tuviéramos una buena despedida del año que termina, y por consiguiente una entrada en el nuevo, como la que anualmente celebramos el último sábado del año, organizada y preparada por nuestros compañeros de Moteros de Salamanca.

 

     Por supuesto, desde nuestro humilde rincón y nuestras páginas, queremos agradecer a Javier, el trato que nos da, el cariño, junto con los compañeros, con el que realizan dicha reunión motera, sin ánimo de lucro, que ha ido ampliándose cada año a más moteros, y que, consolida un evento esperado por muchos.

 

Antes de poner el reportaje gráfico del día, me gustaría poner una serie de números que están muy presentes en la reunión, o moto almuerzo en el que estamos involucrados…

 

180 moteros / 500 huevos / 70 Kg de Chorizo / 15 Kg de pan

 

Tal como indica el cartel de Moteros de Salamanca, a las 10.00 h nos acercamos hasta el hotel Fénix, con el fin de iniciar el día con un café, y esperar a todos los moteros que han decidido unirse a este evento.

Es momento de saludar a compañeros de rutas y a otros que, por unos u otros motivos ,no son tan asiduos a dichas rutas, pero que sin duda han sido compañeros de buenos momentos moteros, hablar, conversar y recordar, todo ello en un agradable ambiente, que solamente comienza a difuminarse en el momento en el que se inicia la organización de todos los concentrados para conseguir una foto de recuerdo, la foto anual de Moteros de Salamanca, aunque sin duda, motivado por el número de participantes, en esta ocasión se hace complicada…

 

De continuar con esta línea ascendente de participantes, algún día los fotógrafos tendrán que colocarse en el otro lado de la antigua nacional, con el fin de conseguir una foto completa de todo el grupo. (Nota, las fotos no firmadas por Viajes a Dos Ruedas, han sido cedidas por Moteros de Salamanca)

 

A partir de la finalización de la foto, cada motero debe organizarse para realizar el trayecto que separa la localidad de Salamanca y el Hotel Sierra Quilama, en San Miguel de Valero, dónde nos esperaba nuestro almuerzo.

 

El viaje es tranquilo, no se observa hielo en la carretera, y nos acompañará en todo momento un sol que ilumina cada uno de los 45 kilómetros que recorremos.

 

Una vez en nuestro destino, estacionamos nuestras máquinas en el amplio parking  del que dispone el hotel, y seguimos con nuestras charlas y batallitas…

 

 

 

A partir de ahí, lo que toca, el almuerzo… unos huevos, chorizo y agua, dado que deberíamos volver a montarnos en las motos, en algunos casos para seguir con una ruta más o menos larga, y  en otros, como en nuestro caso, para volver a Salamanca.

 

       

        

Ahora esperar a que un nuevo año se presente a nuestras puertas, para despedir el anterior en compañía de amigos moteros…

(Visited 56 times, 1 visits today)

2 opiniones en “Salamanca, despedida del 2018 con dos huevos… y chorizo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *