Gernika. Historia y tradiciones

Al nombrar Gernika, diferentes mensajes son los que pueden aparecer en la mente de la persona que nos oye, tal vez el cuadro de Picasso, tal vez el nombre de una localidad bombardeada en 1937, tal vez el famoso árbol que numerosas veces ha sido nombrado… todo eso puede ser Gernika, todo eso y más… intentemos descubrir lo que esta localidad de la provincia de Bilbao ha sido y lo que hoy es.

Oficialmente el nombre de la localidad es Gernika-Lumo, en euskera, o Guernica-Lumo, aunque se la conoce simplemente como Guernica.

Tal como pasa actualmente, los medios de comunicación pueden llegar a hacer muy famosa una localidad por uno u otro motivo, y esto, según nuestra opinión, pasó en 1937 cuando un reconocido y famoso Pablo Picasso pintó y presentó en junio de ese año el cuadro llamado como la localidad, el famoso Guernica, donde, de una forma especial y personal presentaba su visión de la sociedad, de lo que en abril de ese mismo año ocurrió, y no fue otra cosa que el bombardeo de Guernica, el 26 de abril de 1937, ataque aéreo por parte de la Legión Cóndor (Alemania) y la Aviación Legionaria (Italia)

 

Evidentemente, no podemos disfrutar de muchos monumentos históricos, la ciudad tuvo que reconstruirse completamente, aunque algunos vestigios de historia podremos contemplar, unidos a restos de ese momento que no debería volver a repetirse.

Gernika ofrece a quién la visita un agradable paseo por sus calles, sus verdes parajes y parques, y muestras de edificios modernos que harán de la visita una estancia tranquila y confortable.

Nuestra visita y recorrido comienza en la intersección de las calles Adolfo Urioste y Juan Calzada, donde nos encontraremos con un reloj algo especial, ubicado en el suelo, y rodeado de vegetación.

Dejando el reloj a nuestra izquierda caminaremos en ascenso por la calle Adolfo Urioste, hasta llegar a un estrecho acceso, justo antes del primer edificio que encontramos, entramos en una zona abierta, donde tenemos pistas deportivas, aunque en el momento de nuestra visita dichas canchas estaban valladas por las obras que se estaban realizando.

Nos encontramos con un edificio en forma de U, iremos al edificio central, el cual se encuentra dividido por una escalera, a la derecha un bar, a la izquierda una zona de usos múltiples, accederemos al interior por uno de los dos accesos, tras la escalera, por el interior, ambas alas del edificio están unidas, y en el pasillo encontraremos una pequeña muestra de historia de la localidad, los búnkeres utilizados para protegerse del bombardeo del 37, donde podremos visualizar una serie de audiovisuales, así como comprender como se construyeron y la simplicidad del espacio que fue utilizado. Actualmente existen dos búnkeres, uno de ellos de 15 metros de largo y algo menos de 2 metros de ancho, el segundo está inacabado, y solamente presenta 3.8 metros de longitud.

 

Al salir del edificio, ascendemos por la escalera, para llegar a la Allende Salazar Kalea, desde este punto podremos observar, al otro lado de la calle, dos edificios, a la izquierda la Casa de Juntas de Gernika (Gernikako Batzarretxea) y a la derecha el Museo de Euskal Herria.

 

Para el País Vasco la Casa de Juntas de Gernika es uno de los símbolos más importantes, junto con el Árbol de Gernika, ubicado en el mismo espacio.

Comenzaremos a visitar el exterior, recinto donde nos encontramos el antiguo Árbol de Guernica, símbolo del lugar donde las comunidades vascas se reunieron junto con el Señor de Vizcaya, y donde, bajo sus ramas, todos juraron respetar las libertades de Vizcaya, estableciéndose el conjunto de leyes que actualmente se denominan “fueros”, donde se

otorgaba la autonomía de los vascos.

 

 

 

 

   

Evidentemente el actual Árbol de Guernica no es el original, dado que el primer árbol data del siglo XIV y el actual ha sido plantado en 2015, si bien podemos contemplar un “árbol viejo” en el jardín de la Casa de Juntas, que data de 1742, siendo el más antiguo de los que se tienen restos.

La Casa de Juntas es un edificio de 1833, el cual es posible visitar, y donde contemplaremos una habitación principal, destinada a Sala de Juntas, donde se celebran las sesiones plenarias de la Asamblea General de Vizcaya. Destacan los retratos de los Señores de Vizcaya.

Junto a la Sala de Juntas encontramos otra habitación que llama mucho la atención, es la que corresponde con la Sala de la Vidriera, en ella encontramos numerosas vidrieras en el techo, en el centro el retrato de la escena de las reuniones bajo las ramas del Árbol de Guernica, rodeado de una especie de orla con los monumentos más representativos de cada localidad de Vizcaya.

 

        

 Salimos de la Casa de Juntas, y, debido al poco tiempo que disponemos, no accedemos al Museo de Euskal Herria, aunque si pudimos disfrutar del parque de los Pueblos de Europa, donde contemplamos dos obras de arte expuestas al aire libre, la primera, una escultura de Eduardo Chillida, “La casa de nuestro Padre”, encargada en la conmemoración del 50 aniversario del bombardeo de Guernica, mientras que la segunda creada por Henry Moore, la cual forma parte de la colección “War Helmers”, colección que el escultor comenzó durante la II Guerra Mundial.

 

Seguimos nuestro camino hasta llegar a otro edificio singular de la localidad, ubicado muy cerca del museo, la Iglesia Santa María, ubicada en uno de los puntos más altos de Guernica, es uno de los edificios de mayor importancia de arquitectura gótica del País Vasco, aunque debido al largo tiempo que dedicaron en su construcción, tres siglos, pueden verse diferentes estilos arquitectónicos. Sin duda la plaza ubicada junto a la iglesia hace que el edificio luzca con más fuerza. Importante verificar horarios de apertura.

Desde la propia plaza tenemos unas buenas vistas de la localidad.

 

El siguiente punto que visitaremos está ubicado cerca de la Iglesia de Santa María, al que accederemos a través de Allende Salazar Kalea. Pasando el Juzgado de 1º Instancia encontraremos el Mural del Guernica de Picasso, réplica del famoso cuadro, y del que poco podemos hablar, simplemente podemos observar lo que está expuesto, y cada uno deberá sacar sus propias conclusiones, es lo bueno de observar una obra de arte.

 

Es la hora de comer, y como no queríamos desplazarnos de la localidad, nuestros pasos nos llevan al centro de Guernica, al punto donde nuestra pequeña ruta a pie ha comenzado, y desde allí, nos dirigimos por Pablo Picasso Kalea hasta el lugar seleccionado para degustar la cocina tradicional vasca, el Restaurante Gernika Jatetxea

 

 

Simplemente Guernica o Gernika-Lumo, es un lugar al que volver.

(Visited 31 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *