Pingüinos 2020… Niebla y heladas…

Como cada año, durante el primer fin de semana después de Reyes, en Valladolid tenemos una cita motera, una cita invernal en la que los moteros y sus máquinas realizan el reto de presentarse a una concentración invernal, en la que, en esta ocasión, el frío y la niebla han hecho acto de presencia, siendo, durante las noches pucelanas, protagonistas principales.

Ya  hemos hablado en muchas ocasiones lo que supone estar viviendo este tipo de concentraciones, donde la armonía y la amistad con el resto de moteros es la ley que impera, donde las motos y el lugar son la excusa para poder disfrutar de unos días, con sus noches, entre humo, olor de gasolina, frío y sobre todo, muchos, muchos compañeros y compañeras que tienen en común una afición que nos hace movernos hasta donde se nos llame.

 

Todo ello es Pingüinos, donde existen tantos programas para estos días como grupos o moteros están inscritos, porque cada uno hace su concentración en compañía de otros moteros que tienen las mismas inquietudes y, sin poder evitarlo, vamos comparando nuestras máquinas con las del resto. Pero en lo que estamos todos de acuerdo es en disfrutar del momento, en hacer piña y tanto los que acampan como los que no, permanecer en una campa dispuesta para nuestro disfrute, sin olvidarnos de pequeños desplazamientos para acompañar el desfile de banderas o el de antorchas, entre otros…

 

Desfile de Banderas

 

Disfrutar de las motos tras el desfile de banderas

 

 

 

 

    Desfile de Antorchas

 

 

Punto importante en la noche Pingüinera, la quema de la falla

 

 

 

 

 

Algo que no podía faltar, y que es necesario para soportar las temperaturas de la Valladolid, aunque si no hace frío tampoco debemos olvidar, es el poder disfrutar de la variada gastronomía de la que esta localidad dispone, por lo que no debemos perder la oportunidad de entrar en uno de sus numerosos locales y deleitarnos con los manjares disponibles. Os mostramos algunos ejemplos.

 

 

La casa de la sepia y el pulpo. Variedad también en carnes.

 

 

 

 

 

Palafox, donde un buen desayuno es reconstituyente.

 

 

La Raíz. Arrocería en el centro de Valladolid.

 

 

Pero también Pingüinos es frío, frío y algo de frío.

 

 

 

 

 

Es momento para hacer una mención especial, o más bien un reconocimiento a todos esos moteros, compañeros de afición, que además de disfrutar de Pingüinos, como hacemos muchos, “disfrutan”, o más bien pasan las noches, acampados en las zonas aledañas a los principales puntos de concentración de la carpa, la mayoría en tiendas de campaña.

Junto a las tiendas siempre una hoguera, que cada grupo ha creado, con el fin de que sea el foco de calor que haga más fácil la estancia, teniendo en cuenta que este año las temperaturas han bajado a -5 / -8 ºC.

La gélidas temperaturas se notan con mayor intensidad al unirse la espesa niebla, que nos ha acompañado en todo momento. Por lo menos la lluvia no ha hecho acto de presencia.

A todos ellos, algunos compañeros del club, desde esta humilde página, un merecido reconocimiento de valor.

 

Estos moteros están locos… 
(Frase típica que se suele escuchar)

 

Las noches caen, y es momento de ir a refugiarnos bajo la carpa central o las laterales, para poder seguir los conciertos y disfrutar de una copa y música…

 

Y el punto final, conocer cuántos inscritos hemos disfrutados de nuestros Pingüinos 2020

Cifra que supera la de inscritos en el pasado año (30470)

 

(Visited 49 times, 1 visits today)

Un comentario en “Pingüinos 2020… Niebla y heladas…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *