Lagunas de Ruidera. La fuerza del agua

Lagunas de Ruidera, agua, naturaleza, fauna, aves… recursos naturales en estado puro, donde respirar, sentirse integrado es sencillo, donde disfrutar de cada paso, de cada curva y de cada kilómetro es algo que debemos tomar como obligatorio.

 

Comienza un nuevo día, y en este caso disfrutaremos de la Naturaleza que nos brinda Castilla la Mancha, a través de las Lagunas de Ruidera, al sur de la Localidad de Tomello, desde donde iniciaremos la ruta.

 

 

El día se presenta con mucha niebla, frío, tal vez hasta desagradable, aunque dicha sensación va eliminándose poco a poco, según pasan los minutos. Tal como podemos observar en las fotos que os mostramos de nuestro primer punto a visitar, el Castillo de Peñarroya, la niebla es tan intensa que nos costaba localizar el castillo, incluso tras estacionar en el parking junto al edificio. En cuestión de 10 minutos, la nieva se levanta, momento en el que  podíamos contemplar dicha obra en su mayor esplendor, gracias a lo cual pudimos disfrutar tanto del propio castillo como de las vistas de la primera laguna que teníamos desde sus muros. La naturaleza siempre podrá sorprendernos, y siempre nos puede deparar buenos momentos.

 

La temperatura aumentaba a medida que se eliminaba la niebla, permitiéndonos estar en manga corta, aun siendo diciembre, algo que ha sido una situación común durante los diferentes días de nuestra ruta.

 

El Castillo de Peñarroya está ubicado en un lugar estratégico, donde destaca el doble amurallado en su cara norte y este, sin necesidad de amurallar la zona sur y oeste al aprovechar el impresionante acantilado natural, que linda con el curso del río Guadiana, y posterior embalse de Peñarroya.

Se encuentra en buen estado de conservación y es visitable tanto su patio exterior como sus murallas, desde las que tenemos unas maravillosas vistas. En el momento de nuestra visita el castillo no estaba abierto, por lo que no pudimos realizar la visita a su interior.

 

 

 

Continuamos nuestra marcha que nos llevará a Ruidera, localidad en la que podremos hacernos una idea de todo lo que vamos a ver durante nuestra jornada, gracias a las explicaciones que recibimos el centro de información de las Lagunas de Ruidera, ubicada en Ctra. Badajoz Valencia, 8, 13249 Ruidera, Cdad. Real.

 

Estacionamos en el parking de dicha oficina para dirigirnos a la impresionante Cascada del Hundimiento, ubicada a escasos cinco minutos andando de la oficina de información que previamente hemos visitado. Saliendo de dicha oficina, a la derecha, atravesamos el parking, y continuamos unos doscientos metros por la carretera, hasta llegar al cementerio, tomamos el camino de la derecha, y llegaremos a unas escaleras que nos comunican con el mirador de la cascada, debidamente señalizado.

Retrocediendo por nuestros pasos, atravesamos la carretera, y realizamos una pequeña ruta por el margen derecho de la primera laguna que visitaremos en el día de hoy, la Laguna del Rey.

 

Aprovechamos la estancia en Ruidera para subir, motorizados, hasta “El Mirador”, que como su nombre indica, es un mirador donde las vistas son impresionantes, o más bien podemos decir que hipnotizan.

 

 

A partir de ahora recorreremos la carretera que va junto a la margen izquierda de las lagunas, tal como indicamos en nuestro siguiente detalle, parando en “todos” los parking que se nos presentan para contemplar los muchos detalles que las lagunas tienen, pequeños saltos de agua alimentan de una a otra, las lagunas, sistema de comunicación entre ellas, pero teniendo en cuenta que no se puede acceder o pisar fuera de las zonas habilitadas para las personas, siendo este hecho penado con altas multas, todo ello debido a lo frágil del ecosistema en la zona que visitamos.

Como información importante, y creo que necesaria, al llegar a la zona debéis bajaros una app existente para Android e IOS, que os ayudará a tener una descripción clara de cada laguna, dado que, a través de la geolocalización, la propia app os irá informando de los principales detalles del lugar en el que te encuentras, sinceramente ha sido todo un acierto.

 

 

En un momento pasamos de la provincia de Ciudad real a la de Albacete, pero para las lagunas esto no influye.

 

 

Indicar que existen lagunas que obtienen el agua por medio de pequeñas cascadas de agua procedente de la laguna inmediatamente superior, pero también en algunos de los casos el agua llega a las lagunas por medio de sumideros bajo la tierra, que consiguen alimentar las lagunas para mantener el nivel de agua…

 

Nos llamó la atención una de las lagunas, la correspondiente a la Laguna de la Lengua, tal vez por las paredes que consiguen retener el agua, similares a las paredes de las Torcas, y que se han generado por la erosión de la roca, por medio del agua, a través de los tiempos.

 

En nuestro caso dedicamos casi la jornada completa para ver las Lagunas de Ruidera, muchas fueron las paradas realizadas, en algunos casos llegamos a recorrer la friolera distancia de 200 metros entre los diferentes parkings, pero no por no andar, sino por “error”, dado que tras disfrutar de una laguna, desde los miradores u orillas, nos dispusimos a continuar viaje, tomando la primera curva y viendo otro parking desde el que se podía divisar una laguna o cascada aún más increíble que la anterior.

Sinceramente tras una curva puedes ver detalles que te hacer querer volver a parar, aunque para ello solo hayas recorrido 200 metros, que en realizar son 100 metros de distancia en lo que a la carretera se refiere. No hay problemas por el estacionamiento, es amplia la zona que se destina para dicho fin.

Llega la noche, al ser invierno el día es corto, aunque lo aprovechamos al máximo, este es el momento elegido para recorrer una mayor distancia y llegar al punto elegido para pasar la noche, Riopar, junto al nacimiento Río Mundo, pero con una parada intermedia en una localidad con un casco histórico que es necesario visitar y disfrutar, no es otra que la localidad de Alcaraz, en la provincia de Albacete, lugar que visitaremos durante nuestro viaje a Riopar, por la noche, pero que no podremos resistir la tentación de repetir nuestra visita al día siguiente, en el trayecto de retorno hacia nuestra casa, dado que deseábamos volver a ver todos los detalles de esta localidad con la luz del día.

 

Esto os lo mostraremos en nuestro siguiente post…

 

Ir a menú principal ruta completa – Castilla la Mancha. Naturaleza viva.

Próxima entrega – Alcaraz. Albacete. Casco histórico con alma.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *