Alcaraz. Albacete. Casco histórico con alma.

Alcaraz, está ubicado en la Sierra de mismo nombre, y más concretamente en  las faldas del Cerro de San Cristobal. Sus calles y las construcciones se adaptan a dicho cerro, por lo que las pendientes y desniveles son algo común en su casco histórico, bien cuidado y con muchos detalles de restauraciones que no rompen el entorno, la belleza del conjunto y armonía por todas sus calles.

Alcaraz es de esos pueblos que no te dejan indiferente, te sorprende, sobre todo cuando en varias ocasiones has estado por la zona donde se encuentra ubicado y sin embargo nadie te ha hablado de él. Es injusto, pero a la vez lo agradeces, ya que al llegar tus ojos se van abriendo cada vez más, simplemente porque no te esperas nada de lo que te hayan contado o hayas imaginado. Te sientes como un descubridor que paso a paso va analizando todo lo que se encuentra, sin duda una buena experiencia.

Tomamos la N-430 hacia Ossa de Montiel, la cual dejamos a la derecha, y seguimos por dicha nacional hasta llegar al cruce con la CL-1 dirección El Bonillo, donde tomaremos la CM-3133 cruzando El Ballestero, y cambiando directamente a la N-322 hasta llegar a Alcaraz.

Una vez finalizado nuestro trayecto, es momento para repostar, luego disfrutaremos de todo lo que tenemos por delante.

Como hemos comentado anteriormente, nuestra ruta en las Lagunas de Ruidera finalizó casi a la vez que finalizaba la luz del día, tal vez ese es el motivo por el que decidimos aprovechar para viajar, durante el ocaso del sol, y poder descubrir nuestro siguiente punto, dentro de esta ruta castellano manchega, cambiando la naturaleza por un paseo urbano.

Lo mejor es realizar la visita a pie, para ello, en nuestro caso, estacionamos junto al centro médico, desde allí iniciamos nuestro recorrido, y para ello nos dirigimos por la Avenida Constitución, para llegar a la Calle Mayor, que será la vía por la que discurrirá todo nuestro paseo hasta la Plaza Monumental

 

No os perdáis detalles que están sobre las puertas de las casas, como por ejemplo en la casa de los Guerreros.

 

 

 

Al llegar a la plaza Monumental, nuestros ojos se abrieron al máximo, debíamos recoger toda la información visual posible, la estampa era increíble, aunque debemos decir que al ser un día de fiesta, no estaba autorizado el estacionamiento en dicha plaza, por lo que todavía era mejor la estampa que veíamos. Según la perspectiva las dos torres de ambas iglesias parecían unirse, la de la izquierda la Iglesia de la Santísima Trinidad, a la derecha la Torre del Reloj, perteneciente al convento de Santo Domingo.

 

Según la explicación dada en la Oficina de Turismo, donde amablemente nos atendieron y nos explicaron, la construcción de la Torre del Reloj es posterior, su arquitecto, Pedro Vandelvira, al que se recuerda en numerosos puntos de Alcaraz, creó la torre para que fuera una especie de prolongación de la existente en la Iglesia, solamente separadas por la estrecha calle que existe entre ellas.

 

 

 

Tal como os hemos comentado anteriormente, nuestra visita la realizamos tras el ocaso del sol, motivo  por el que no pudimos contemplar los restos del castillo, dado que no estaba iluminado y era imposible disfrutar de dicha zona sin iluminación natural, aunque sí pudimos disfrutar de otros restos existentes en la localidad, los pertenecientes al acueducto.

 

Pasear por su calle Mayor, hace que se pierda la noción del tiempo, calle tranquila, cómoda para caminar,  pero que debemos terminar de contemplar para seguir nuestro camino, esta vez dirección a nuestro siguiente hotel, en Riopar, aunque a continuación os pondremos algunas fotos que realizamos en nuestra siguiente visita a Alcaraz, dado que en nuestro viaje de vuelta, no pudimos resistir la tentación de volver a pasar por este hermoso pueblo, y contemplar con luz natural todo lo que pudiéramos haber perdido por la luz artificial, aunque como siempre pasa en estos casos, parecía otro pueblo…

 

 

 

 

 

Y se hizo la luz… (Bueno, la buscamos al día siguiente).


                        

 

 

Artesanía local

 

 

Ahora sí pudimos pasear entre los restos del Castillo…

 

 

 

 

 

Nuestro alojamiento, como anteriormente hemos indicado estaba en Riopar, lugar desde donde iniciaríamos la ruta hacia Río Mundo, el hotel elegido fue la Venta el Laminador, donde aprovecharíamos para cenar y descansar de este largo día…

 

 

 

Datos alojamiento.

Venta el Laminador

Crta. Comarcal de Murcia 412, Km 200, 02450 Riópar, Albacete / Teléfono 967 43 54 79

 

 

Ir a menú principal ruta completa – Castilla la Mancha. Naturaleza viva.

Próxima entrega – Riopar y Río Mundo. Albacete. Las presumidas cascadas.

(Visited 12 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *