FRANCIA. Carcassonne y la Costa Azul

Una visión de Francia diferente a la que nos puede mostrar su capital, París, es sin duda la ruta que os mostramos a continuación, y que nos llevará desde nuestro origen y cruzando la frontera por Irún, hasta, primero Carcassonne, sirviendo de zona de descanso, para continuar hasta San Remo, y toda la Costa Azul, y rematar, antes de entrar en España, con la visita a Andorra, sin duda, cinco países por el precio de uno… España, Francia, Italia, Mónaco, Andorra, para volver a España

 
 
Desde Irún, pasaremos por Carcassonne, Marsella, San Remo, Menton, Montecarlo, Niza, Antibes, Cannes, y Andorra la Vieja, este fue nuestro recorrido, pero podrá ser modificado a gusto, o según el tiempo disponible, y por supuesto, según el momento del año en que se realiza.
Carcassonne.
Comuna francesa con la que personalmente pude maravillarme, de gran conservación y respeto por la historia, esta ciudad sin duda hace que el visitante pueda retornar, imaginariamente, a la Edad Media.
 
 
Cultura, gastronomía y obra civil, son sus señas de identidad, que sin duda harán que no pase desapercibido para nadie.
 
Hemos iniciado una definición que tal vez necesite una pequeña explicación, con el fin de comprender el sentido de la descripción utilizada.
 
Comuna, en francés, commune, proveniente del Latín communia, es una colectividad territorial, que está regida por un Consejo territorial a través de su alcalde, y se utiliza para denominar grandes ciudades como París, o pequeñas aldeas de 10 personas.
 
Con esta explicación, podemos entender el aspecto político de Carcassonne, ubicada a unos 80 kilómetros de Toulouse, siendo, desde sus orígenes, el centro del mercado entre el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo.
 
Sin duda alguna, en la actualidad, esta ciudad es conocida por su ciudad amurallada, la cual ha sufrido, desde sus orígenes, allá por el año 800 a.C., numerosos cambios, hasta lo que actualmente muestra a todo aquel que se acerca hasta sus tierras, mostrando las razones por las que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997.
 
 
Una buena forma de iniciar la visita es teniendo una vista general de la ciudad, la cual se consigue desde el Pont Neuf, donde observarás una maravillosa estampa de la ciudad. Ni que decir, como pasa en muchas ciudades, las vistas nocturnas son totalmente diferentes a las diurnas, así que invito a poder conocer la ciudad en ambas circunstancias.
 
Podemos disfrutar de toda la ciudad, aunque en ella destaque una serie de enclaves que no podemos perdernos, como son.
 
– Basílica de Saint Nazaire. (Gratuita) donde podremos ver unas impresionantes vidrieras y una serie de grabados.
 
– Castillo. Data del siglo XII, mandado construir por los Vizcondes Trencavel. Lo mejor, las vistas de la ciudad.
 
– Plaza Carnot. Fuera de la ciudad medieval, Centro neurálgico, y zona de cafés, con terrazas.
 
– Catedral Sant Michael, fuera de la ciudad medieval, de estilo gótico XIII
 
Marsella.
En francés Marseille, ciudad portuaria de la Costa Azul, y segunda ciudad más poblada de Francia, con gran importancia económicamente, siendo el tercer puerto más importante de Europa, tras Róterdam y Amberes.
 
 
 
 
El bullicio en esta ciudad es constante, y siempre está en constante movimiento.
 
 
Mentón.
Ciudad con vistas al Mediterráneo crea una postal típica de la Costa Azul, siendo una imagen siempre viva de lo que realmente es la región.
 
Conocida como la ciudad del limón y la ciudad jardín, guarda en su interior tesoros solamente visibles para aquel visitante que quiera recorrer sus calles, su casco histórico, que puede ser visible desde la zona alta de la ciudad, desde donde podemos llegar a tener unas vistas completas de todo lo que es la ciudad.
 
Llamarán la atención los conservados palacetes del siglo XX ubicados por la periferia de la ciudad, de donde un importante poeta es originario, Jean Cocteau.
 
 
Montecarlo.
 
En este caso no debemos engañarnos, el interés de esta ciudad es simplemente por el tema económico, poco o nada de interés turístico o cultural puede pretenderse en esta ciudad, capital del Principado de Mónaco, y de importancia por sus famosos casinos, con lo que ello conlleva, así como por el campeonato de F1.
 
Lujo, Glamour y coches que solamente puedes ver en películas, revistas especializadas o en Mónaco, en uno de los países más pequeños del mundo, de aproximadamente 2 km2, sencillamente pasen y vean…
Niza.
Ciudad de vacaciones por excelencia de la costa francesa, aunque con grandes raíces italianas, que muestra en sus calles y edificios.
 
Es una ciudad importante, dado el gran turismo estival que recibe, por lo que es un punto de conexión a través de la vía marítima de este país.
Antibes.
Ciudad curiosa, con gran turismo durante cualquier época del año, en donde nos podemos encontrar uno de los mejores mercados de productos frescos de la Costa Azul, además de albergar elementos de gran interés, como el Port Vauban, considerado como el mayor puerto deportivo de Europa, La Porte Mariane, la cual, durante años era la única entrada a la ciudad desde el puerto, la playa de la Gravette, el Mercado Provenzal o el Museo Arqueológico.
 
Así mismo también se puede disfrutar de su casco antiguo donde podremos adentrarnos en el Museo Picasso, ubicado en el increible castillo Grimaldi, restaurado con gran destreza.
Cannes.
Sin duda alguna, es una de las ciudades más conocidas de la Costa Azul, tanto por el turismo veraniego, como por su famoso festival de cine, donde, siempre se encuentra protagonizado por grandes estrellas del celuloide.
 
Andorra.
Creo que en este caso, simplemente las imágenes describen lo que Andorra muestra a cada persona que desea permanecer un tiempo entre sus calles, o adentrarse en su Naturaleza.
 
(Visited 9 times, 1 visits today)

3 opiniones en “FRANCIA. Carcassonne y la Costa Azul”

  1. Por si fuera interesante para usted o sus compañeros de rutas, tengo publicado plantararboles.blogspot.com y yofrenoelcambioclimatico.blogspot.com (MENOS es MEJOR)
    El primero es un manual para reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles autóctonos de nuestra región. Salud, José Luis Sáez Sáez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *