BÉJAR y Los Hombres de Musgo

Béjar, cuidad textil ubicada en el sur de la provincia de Salamanca, a la que hemos dedicado alguna entrada en este post, relacionada con la Ruta de las Fábricas textiles, en esta ocasión merece una especial atención por la fiesta que se celebra en la Localidad, el Corpus Christi, fiesta diferente a la que podemos encontrar en otras localidades donde se celebra.

 
Siempre podremos tener más o menos diferencias en la forma de celebración de una fiesta como esta, fiesta religiosa arraigada en muchas localidades de España, y de la provincia de Salamanca, pero sin duda, algo que no hemos visto en otras localidades, y que es objetivo de visita y de llamada al turismo son, sin duda, la incorporación en la procesión de unas figuras llamativas, oriundas de esta localidad, y con historia propia, y no son otras que las famosas figuras de “Los Hombre de Musgo”, aunque lo dejaremos, a modo de incertidumbre para el final… puesto que ocupa en la procesión del Corpus Christi.
 
 
Día lluvioso el que se presenta en Béjar para celebrar esta fiesta religiosa, sin duda un hándicap que en principio no es tenido en cuenta por los Bejaranos, por lo que hemos podido ver en las diferentes decoraciones existentes en la ciudad a base de ofrendas florales y decoraciones de diversos colores, que hacen cada rincón, único y especial, creando efectos llamativos.
 
 
Es sencillo saber las calles por las que discurrirá la procesión, simplemente seguir el rastro del tomillo, que facilita al visitante el discurrir y caminar por las calles principales, llegando, a través de esta vía, a los diferentes altares creados en las puertas de los edificios para la ocasión, tanto en edificios públicos como iglesias.
 
 
 
 
 
 
 
Ayuntamiento
 
Palacio Ducal
 
 
 
 
 
 
 
A la hora prevista, se inicia desde la parte baja de la ciudad, la procesión, donde se da un gran protagonismo a todas las niñas y niños que han tomado la comunión en el año en curso, los cuales, vestidos con sus trajes de comunión recorren las calles por las que la procesión discurre, cubiertas del tomillo que al ser pisado provoca, junto con la humedad del asfalto, que el aire se impregne de un olor  y un ambiente especial que simula rodearte de naturaleza pura.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A estos chicos les acompaña la banda municipal, y los devotos y devotas de la cofradía organizadora.
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 

Llega un momento esperado, la parte final de la procesión, donde otros protagonistas hacen su aparición, “Los Hombres de Musgo”, con su tonalidad verde, no puede ser otra, y como es evidente su traje totalmente natural a base de musgo de la zona. Este es el motivo para acaparar numerosas fotografías y miradas, de todos aquellos que nos hemos reunido para poder observar y en nuestro caso también poder mostraros, todo lo que acontece.

 
 
 
 
Cuenta la leyenda que los cristianos Bejaranos cubrieron sus cuerpos de musgo, esperaron hasta el amanecer, momento que aprovecharon para dirigirse hacia la fortaleza musulmana, y gracias a su camuflaje, reconquistar la ciudad, debido a que los centinelas pensaron que esas extrañas figuras eran alimañas o monstruos, motivo por el que, corriendo, salieron de la fortaleza.
 
 
 
 
 
 
 
Ataduras para mantener el traje sobre el cuerpo
 
 
(Visited 20 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *