Soria en guerra. Calatañazor, Berlanga de Duero, Rello y El Burgo de Osma

Los días largos empujan a disfrutar de muchos parajes, aprovechar las horas y disfrutar de cada uno de los lugares que están a nuestro alrededor está en nuestras manos. En este caso aprovechando nuestra estancia en la provincia de Soria, tomamos como punto de inicio, Calatañazor, y recorriendo la distancia entre dicha localidad y El Burgo de Osma, aunque como siempre, sin utilizar la carretera más rápida o más corta, como muchos navegadores nos indican, sino que en nuestro caso es la carretera por la que más provecho podemos sacar, por la que más podemos disfrutar, y que nos llevará a las localidades de Berlanga de Duero y Rello.

 

 

Para ver la ruta completa puedes ir a través de este vínculo.

 

 

 

La visita al Cañón del Río Lobos y de Laguna Negra, nos invita a visitar la localidad de Calatañazor, para poder disfrutar de un pueblo con historia, e iniciar una nueva ruta por la increíble provincia de Soria.

 

 

 

En Calatañazor perdió Almanzor el tambor en 1002”, esta frase que me han dicho en varias ocasiones se ha quedado como parte del resumen de una historia de guerras, conquistas y reconquistas.

 

Tal vez real, tal vez leyenda, o puede que un poco de cada una, cuenta que el Canciller del Califato de Córdoba Abu ʿAmir Muhammad ben Abi ʿAmir al-Maʿafir, El Victorioso, o más conocido como al-Manṣūr o Almanzor, huyó de Calatañazor en plena batalla contra las tropas unidas de Castilla, León y Navarra. Desde entonces la paz, la tranquilidad y el silencio reina en la zona.

 

Volviendo a la realidad de nuestra historia, Calatañazor conserva parte de su historia, o más bien se puede decir que la evolución se ha olvidado de Calatañazor, sus empinadas y empedradas calles, sus construcciones civiles, simples y con la madera y adobe como elementos más importantes, aunque puede verse también el ladrillo como elemento de construcción más moderna, haciendo mención especial a sus chimeneas., y la imagen de lo que fue su castillo, en el punto más alto y estratégico, desde donde se puede contemplar todo el Valle de la Sangre, todo en su conjunto dan muestra de su pasado.

         

        

       

        

       

 

No solo de cultura podemos vivir, motivo por el que nos disponemos a disfrutar de algunas viandas que pueden degustarse en la zona, como pueden ser unas migas, seguido de trucha escabechada o solomillo a la brasa, en este caso en el restaurante “El Palomar de Calatañazor”, más concretamente en el patio del establecimiento, buen sitio para degustar  la cocina de la localidad.

 

No es necesario entretenerse en demasía en Calatañazor, motivo por el que iniciamos nuestra ruta hasta el siguiente punto de visita, Berlanga de Duero.

 

Berlanga de Duero está declarada Conjunto Histórico-Monumental, siendo uno de los puntos importantes en la alta Edad Media, dentro de la línea fronteriza del Duero, entre musulmanes y cristianos.

Estacionamos junto a dos elementos importantes de la vida de Berlanga de Duero, el Rollo y la ermita.

 

 

 

 

Desde allí nos adentramos a pie en el centro de la ciudad a través de la puerta Aguilera.

 

 

 

Sin duda en la localidad, lo primero que destaca es la colegiata Nuestra Señora del Mercado.

 

Posteriormente nuestra vista se dirige al conjunto que compone el palacio de la Villa y el castillo del siglo XV, donde observamos que tiene algunas zonas reconstruidas, y otras en plena reconstrucción.

Es posible acceder al casillo, previo pago, si bien debe hacerse a través del acceso al palacio de la Villa.

Una vez iniciada la visita, os recomendamos la visita de la sala de proyección, en la que un vídeo nos narra la historia de la localidad y del propio palacio de la Villa, o palacio de los Marqueses de Berlanga, a las faldas del castillo.

 

 

Es importante disfrutar de las calles de la localidad, a la que podemos acceder a través de la Puerta de Aguilera, caminando bajo los soportales y entrando en la Plaza Mayor…

 

 

Desde aquí nos dirigimos, gracias a la información dada por la persona que nos atendió en la oficina de turismo, a una antigua ermita mozárabe, llamada ermita de San Baudelio, ubicada en una zona aislada, cerca de Casillas de Berlanga.

De estilo prerrománico, e influencia mozárabe, está considerada como la joya más original de la arquitectura prerrománica soriana.

Destaca sin dura su único pilar, en el centro, de la que arrancan ocho arcos de herradura a modo de ramas de palmera. En sus paredes pueden intuirse pinturas al temple.

 

 

 

En el exterior una necrópolis rupestre medieval.

 

Continuamos por la SO-152nuestra ruta hacia el sur de la provincia de Soria, hasta llegar a una rotonda donde tomaremos la SO-132, para llegar a la localidad de Rello.

 

 

Rello es un conjunto medieval, declarado Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico, donde destaca su recinto amurallado del siglo XII, en lo alto de un risco.

En el recinto amurallado destaca su castillo construido cuatro siglos más tarde que la propia muralla, la cual rodea la totalidad del municipio.

Es hora dirigirnos a nuestro último destino, El Burgo de Osma, del que os hemos hablado en el siguiente link. De pasada. El Burgo de Osma

     

     

     

            

 

(Visited 53 times, 1 visits today)

Un comentario en “Soria en guerra. Calatañazor, Berlanga de Duero, Rello y El Burgo de Osma”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *