PUERTO EL PICO Y VALLE DEL JERTE

Abril, mes por excelencia de la floración del cerezo en el valle del Jerte, que sirve como excusa para echarse a la carretera y hacer una “pequeña” ruta con los amigos, en un sábado que parece un oasis de buen tiempo entre los diferentes temporales, viento, lluvia y nieve que estamos teniendo en esta primavera.

NOTA BLOG: En paralelo a ésta presentación será publicada una ruta que tendrá como origen Cáceres y que discurrirá justo por el sur de la presente, Teniendo el punto común entre ambas rutas, El Piornal y Navaconcejo (más concretamente el cruce de la N-110 con la carretera CC-17.5 y gasolinera colindante al cruce), ambas podrían unirse para realizar una ruta de dos días y más completa. Ver Ruta – PLASENCIA Y LA VERA. Historia y Naturaleza.
 
Como bien comentó nuestro compañero Sute, lo primero que voy a hacer es intentar describir o definir una palabra utilizada para poder etiquetar la ruta que se ha realizado.
 
Rutaca…  Dícese en argot motero local, de aquella ruta que por su extensión, sus carreteras y curvas, y por los paisajes por la que se realiza destaca entre muchas otras que podrían haber sido confeccionadas. (Nuestro compañero Sute utilizó dicha palabra para definir la ruta, y no se equivocó).
 
Bromas aparte, es algo que llama la atención de esta ruta, que nos llevará desde el punto de encuentro común de Ávila, al puerto el Pico, para bajar hasta Cuevas del Valle y Arenas del San Pedro, pasando por otro puerto, en este caso Piornal, para llegar a Navaconcejo, en plena ruta del Jerte, subiendo hasta Barco de Ávila, y nuevamente pasando por Puerto el Pico, desde la otra vertiente hasta llegar nuevamente a Ávila. Ver ruta aquí.
 
Por tanto, y visto los kilómetros que deberíamos realizar, iniciamos la ruta a las 9.00 horas de la mañana, desde Salamanca, en el caso de los Charros, y desde Valladolid, los compañeros de Pucela.
 
 
A las 10.00 h era el momento del encuentro en la gasolinera de la salida desde Ávila hacia Piedrahita, junto a la Venta La Colilla, desde allí dispuestos a encaramarnos al primer puerto que deberíamos pasar.
 
 
 
 
 
Además del paisaje y el buen tiempo destacamos la gran afluencia de moteros por todas las carreteras por las que pudimos disfrutar de este primer sábado de Abril.
 
En cabeza nuestro compañero Sute, que había preparado la ruta de una forma espectacular, como siempre, y que nos abría camino por algunas carreteras solitarias y estrechas, en este caso nos llevaría a nuestra primera parada dispuesta en el Puerto el Pico
 
 
Allí nos encontramos con un grupo motero de Valladolid, nuevo grupo que según nos comentó una de sus componentes, comenzaba esta apasionada andadura de las salidas ruteras en grupo, si no me falla la memoria, en esta ocasión era la cuarta ruta que realizaban, con gran entusiasmo y buen ambiente.
 
 
 
 
 
 
El paisaje desde el punto donde se ubica el estacionamiento en el puerto es impresionante, aunque en esta ocasión no se visualizaba la nieve que en otras ocasiones se mantenía en los arcenes y las laderas del puerto, aun así, las vistas y la visualización de la calzada Romana merecía la pena.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tras disfrutar del momento, e intercambiar impresiones, seguimos con nuestro plan, aunque debido al frío que hacía, en el puerto, los termómetros marcaban 4 grados, hicimos una pequeña parada para repostar, en este caso los moteros, un buen café.
 
 
 
 
 

Ya, con algo más de calor por el café y por el aumento de temperatura que nuestro compañero astro sol conseguía crear en el ambiente, llegamos a los 14ºC, seguimos nuestro camino, dirigiéndonos al Piornal, siguiente puerto que nos haría alcanzar la Nacional N-110 que discurre por el Valle del Jerte, a la altura de Navaconcejo.

 
 
 
 
Pasar por los pueblos de la Vera es increíble, dado que su travesía está decorada por numerosos setos, a ambos lados, con figuras creadas de una forma similar a la película de Eduardo Manos Tijeras, figuras de personas, de animales y de fuentes, decoran y hacen agradable el cruzar lentamente cada pueblo, pudiendo destacar entre todos el pueblo de Losar de la Vera.
 
Sin duda el puerto nos enseña paisajes impresionantes, que no son disfrutados fácilmente, salvo que pares específicamente, dado que el estado de la calzada es en algunos tramos muy malo, con parches mal realizados, y mucha grava que hace de la conducción una complicación, por lo que es necesario extremar las precauciones e ir a una velocidad media de unos 40-50 km/h.
 
Siendo las horas que son, y tras cruzar el Piornal, creo que va siendo hora de buscar algún sitio para comer, y esto hace un cambio de planes, dado que habíamos planificado comer a la altura de Barco de Ávila, pero dicha localidad todavía se encuentra alejada de nosotros, por lo que la mejor idea sería la de comer en Navaconcejo, aunque ninguno del grupo conoce ningún restaurante en la zona, preguntamos al gasolinero, que nos cobraba cada uno de nuestros repostajes, indicándonos que podríamos comer en un restaurante del propio pueblo, en nuestra ruta, en el restaurante Los Majetes, así que, hacia dicho restaurante se dirigen nuestras motos, estacionando al pie del Restaurante y disponiéndonos a comer….
 
 
 
Restaurante sencillo, con gran comedor, y con menú del día, donde pudimos elegir entre dos primeros y dos segundos. La primera impresión pudo ser la de no tener lo que nosotros pudiéramos buscar, aunque, como ya estábamos sentados decidimos continuar, unos garbanzos con gambas para la mayoría de los comensales, y lomo para la totalidad de la mesa fueron los platos elegidos de forma mayoritaria, aunque alguna sorpresa tuvimos durante la comida, que hicieron de la elección una buena elección.
 
 
 
 
Como un detalle de los propietarios del restaurante, nos pusieron en la mesa unos pinchos a modo de tapeo que fueron una verdadera delicia al paladar, tocino adobado y morcilla de la zona, que completaron el espectacular menú que degustamos, creo que nadie pudo salir con hambre.
 
 
 
Postre y cafés además de unas cerezas en aguardiente fueron una muy buena culminación de la comida.
 
 
 
 
Posteriormente y con el estómago lleno, intentamos dirigirnos hacia nuestras máquinas, para seguir con la ruta, dirección Barco de Ávila, subiendo por la N-110, atravesando el Valle del Jerte, donde pudimos verificar la gran cantidad de personas que se agolpaban para ver los famosos cerezos del Jerte.
 
En Barco de Ávila, los charros nos separamos del resto del grupo, dirección Béjar para, desde allí, dirigirnos hacia Salamanca, mientras que nuestros compañeros se dirigían nuevamente hacia el puerto del Pico, Ávila y Valladolid.
 

Motos, amigos, comida y mucha gente fue el centro de esta ruta de Abril, y sobre todo lo mejor el tiempo que pudimos disfrutar…

(Visited 22 times, 1 visits today)

6 opiniones en “PUERTO EL PICO Y VALLE DEL JERTE”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *