Objetivo Islas Griegas. Mykonos y Delos

Mykonos, primer destino, con ganas de comenzar a disfrutar de las islas griegas, se abre ante nuestros ojos un trozo de tierra, granito con vegetación, y casas bajas y blancas, que destacan entre el azul del mar Egeo.

La primera visión nos deja ojipláticos, tal vez por la maravilla que se presenta ante nosotros, que hace aumentar las ganas de bajar de nuestro barco, pisar tierra firme y comenzar a disfrutar de nuestro verdadero objetivo vacacional.

Mykonos es una de las más famosas islas de Grecia, perteneciente a las Cícladas, con una superficie de 86 km2, si bien la población se concentra mayoritariamente en su capital, Chora.

La isla ha sido, y sigue siendo, un enclave muy importante para el Turismo, inicialmente de la Jet-set, y actualmente repartido entre turismo de cruceristas, y turistas que llegan a la isla como único punto de destino, siendo famoso su turismo gay.

Para entender nuestro plan debemos indicar que estaremos dos días en Mykonos, la llegada a través del puerto de la capital, Chora, llamado Toyrlos, siendo el puerto para grandes embarcaciones, si bien a mitad de tarde nuestro barco fondeará cerca del puerto, por lo que sería necesaria la utilización de barcas dispuestas por la naviera para poder conectar el barco con el puerto, en esta ocasión el ubicado junto al centro de Chora, dado que es el puerto utilizado para pequeñas embarcaciones, más sencillo y más fácil para el turista. (Cada Crucero tendrá un sistema implementado).

Tal como hemos comentado, al parar el crucero en el puerto de Toyrlos, y como norma general en cualquier crucero, la naviera nos intenta convencer de la necesidad de coger la excursión ofrecida, en nuestro caso, como hemos indicado en el prólogo, no la compramos, y haremos nuestras excursiones por nuestra cuenta.

Bajamos del barco sobre las 09.00 horas, dado que el centro de la ciudad se encuentra a unos 2 km, y viendo la gran cantidad de tráfico unido con la falta de aceras, edecidimos a tomar un transporte público.

Dos opciones son las disponibles para ir del puerto a Chora, una barca taxi por 2 €,  o un autobús urbano que tiene un coste de 1,80 €, en nuestro caso eligiendo la primera opción, por la curiosidad de ir viendo la costa, y porque éramos de los últimos en ocupar las plazas libre y por tanto la salida sería antes… diferencia entre ambos sistemas, cinco minutos.

 

Nos bajamos en la última parada de nuestro medio de locomoción, el puerto ubicado en el centro de la ciudad de Chora, puerto que sería el que posteriormente utilizásemos en varias ocasiones para ir al barco y retornar a Chora.

Al llegar al puerto, vemos una caseta, correspondiente a una empresa que publicita viajes en barco para visitar otras islas, entre ellas la de Delos, motivo por el que aprovechamos para conocer horarios y precios, dado que al estar en Mykonos dos días consecutivos, ir a Delos estaba entre nuestros objetivos.

Chora es una ciudad de callejuelas y casitas bajas y blancas, con un suelo formado por placas de pizarra unidas por líneas de cemento pintadas por los propios vecinos, cada vecino o propietario de una de las multitud de tiendas, pinta los metros de calle correspondiente a su fachada, así se mantiene de una forma sencilla su aspecto.

 

Nuestra visita la iniciamos por la calle inmediatamente a la derecha del puerto, que comunica con la iglesia más importante de Chora, Santísima Virgen Paraportiani, siguiendo las calles paralelas al mar, conseguimos vistas espectaculares de nuestro siguiente destino, los molinos de viento, parando en diferentes puntos, hasta llegar a la explanada donde encontramos 5 molinos, totalmente mantenidos, que son imagen de la ciudad.

A partir de éste momento nos dejamos perder por las calles de Chora, respirando el ambiente y sintiendo la estrechez de sus calles, que son más angostas por la cantidad de turismo que por ellas discurre.

En todo momento tenemos controlado el tiempo, dado que queremos aprovechar nuestra estancia para ir hasta la playa de Elia, para lo cual nos dirigimos hasta la estación de autobuses, ubicada a escasos 200 metros del centro de la ciudad, separadas ambas ubicaciones por una pequeña playa urbana, repleta de personas, y por varios restaurantes que sitúan sus mesas hasta el mismo borde, viendo en algún caso que alguna pata llega a estar metida en el agua, a esto se le llama aprovechar el espacio.

Para ir a la playa de Elia, elegimos el autobús, fácil y cómodo, salida de Chora a las 14.00 horas y retorno de Elia playa a las 16.30 h, por lo que estaremos 2 horas en la playa, tiempo suficiente para conocer las maravillosas aguas del Egeo, en nuestro primer destino, dado que como iremos explicando en siguientes entradas, ir a la playa lo repetiremos en cada una de las islas que visitaremos… da tiempo para todo.

 

Al volver de la playa, y aprovechando que entramos por la parte alta de la ciudad, nos bajamos en una de las paradas que tiene el autobús… iniciando una nueva visita de la ciudad, si bien en este caso teniendo unas estupendas vistas desde otro molino de viento que se encuentra en la parte alta, lo que se presenta ante nosotros, simplemente es para disfrutarlo.

 

Recorremos nuevamente las calles de la ciudad, hasta llegar al pequeño puerto, desde donde tomaremos la barca que la naviera a dispuesto, para subir al barco, ducharnos, cenar y prepararnos para repetir el paseo callejero, en esta ocasión viendo atardecer.

Tras el atardecer la noche se presenta agradable, una temperatura ideal para pasear y disfrutar de Chora, y observar como muchos jóvenes caminan rauda y velozmente para llegar hasta otra pequeña estación de autobuses situada al otro extremo de la ciudad, que dispone de autobuses para ir a la famosa Discoteca Super Paradisse… En nuestro caso aprovechamos para disfrutar de la noche en Chora, para tomar algo en uno de los Chill Outs y caminar por las calles, en esta ocasión con menos turistas que en las anteriores.

 

Nuevamente volvemos al barco, tomamos algo y nos acostamos, dado que a la mañana siguiente queríamos aprovechar para disfrutar de una agradable excursión por Delos.

 

 

A las 08.00 horas estábamos nuevamente en Mykonos, momento que adquirimos los tickets necesarios para poder ir en barco a Delos, una isla ubicada a escasos 30 minutos de Chora, tras la compra, damos un pequeño paseo por la ciudad, para verla con la luz del día, sin gente y sin estar toda la multitud de tiendas abiertas, sinceramente parecía una ciudad fantasma, un silencio increíble, roto por algún que otro efecto de la fiesta nocturna, en algunos casos casi parecían los “fantasmas” que volvían o intentaban volver a sus casas para poder recuperar fuerzas…

 

DELOS

Subimos a nuestro pequeño barco (20 €/persona ida y vuelta sin guía) para llegar a Delos… isla de 3,5 km2, siendo la más pequeña de las Cícladas, y de gran importancia en la cultura griega, por ello se declaró Patrimonio de la Humanidad en 1990.

Está considerada como una isla sagrada por los griegos, por lo que no está permitido el baño en sus pequeñas playas, permanecer en la isla a partir de las 15.00 h, ni nacimientos o muertes… entre otras prohibiciones.

 

Realmente nos encontraremos una isla deshabitada, donde lo más importante lo encontraremos en el recinto monumental, lleno de los restos que la historia nos ha dejado, que nos da una idea de lo que fue Delos, así como un pequeño museo en el centro del recinto, junto con un bar para poder luchar con el calor y el sol, dado que debemos tener en cuenta, si queremos visitar la isla, que no existen sobras para protegerse del implacable sol que seguramente nos encontraremos.

En las taquillas del recinto compraremos nuestra entrada (12 €/persona), junto con las entradas nos darán un plano del recinto monumental, que seguiremos fácilmente, teniendo en cuenta el tiempo que consideremos oportuno, dado que para volver debemos tomar nuevamente el barco que nos ha traído. En nuestro caso estuvimos hasta las 13.30 h, y nos dio tiempo suficiente para ver todo el recinto, incluido el templo de Zeus, al que se llega tras salvar un impresionante ascenso, con escaleras imposibles…

Dentro del museo podremos encontrar algunas maravillas…

 

Sinceramente, merece la pena si, como en nuestro caso, estás más de un día en Mykonos.

 

(Visited 18 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *