Monasterio de San Jerónimo de Yuste

Una escapada de un día nos lleva, en esta ocasión, a Cuacos de Yuste, en la provincia de Cáceres, para visitar dos elementos históricos, muy próximos entre si, el más conocido el Monasterio de San Jerónimo de Yuste, y el segundo menos conocido, aunque no por ello con falta de historia, el Cementerio de los soldados Alemanes, de ambos hemos hablado en este Blog, a través de la crónica de viaje de nuestro compañero Roberto, (ver crónica).

Aprovechando los días libres de Semana Santa, tomamos la carretera EX-203, desde Plasencia, con dirección a la localidad de Cuacos de Yuste, rodeados de Naturaleza, vamos contemplando todos los parajes que a nuestro alrededor se nos presentan, verdes y cuidadas extensiones que consiguen limpiar nuestros pulmones.

Antes de llegar a nuestro primer destino, y motivado por el cartel colocado en la carretera, nos desplazamos a un pequeño pueblecito, disto de la EX-203 unos 5 km, y con nombre Pasarón de la Vera, dado que es una localidad que nos ha llamado la atención y que no conocíamos.

Aun siendo Abril, el calor en Extremadura se hace notar, aproximadamente a 29 ºC, estacionamos el coche e iniciamos un paseo por las calles del pueblo, sintiendo en cada paso la alegría de sus gentes, la afluencia, tal vez por las fechas, de juventud que es posible encontrar en cada rincón de ésta pequeña localidad.

   

   

Es momento de reanudar nuestro camino hacia el destino que nos ha llevado a los parajes extremeños, el Monasterio de San Jerónimo de Yuste, en la localidad de Cuacos, aunque al llegar vemos con asombro que la carretera estaba cerrada al acceso de vehículos, si bien la localidad había dispuesto un plan para que todos los que queríamos visitar el Monasterio no tuviéramos problema alguno, plan sencillo, estacionar nuestros vehículos privados y subir hasta los pies del Monasterio en bus, gratuito para el turista.

Por tal motivo, subidos al transporte dispuesto para llegar hasta el Monasterio, nos dejamos llevar justo hasta el parking, donde nos disponemos a entrar en el edificio, son las seis de la tarde, y para nuestra sorpresa, al ser Jueves y más de las 17 h, la entrada al Monasterio de San Jerónimo de Yuste es gratuita.

Como edifico propiedad de Patrimonio, no es posible realizar fotos en el interior, respetando dicha norma, no os podremos mostrar ninguna imagen de las diferentes estacias del Monasterio, como por ejemplo la del Rey Carlos I, así como tampoco de las salas dispuesta como Museos o exposiciones existentes.

El Monasterio de Yuste es un edifico de 1402, teniendo como primer destino, acoger a los ermitaños, y regentado por la Orden de San Jerónimo, aunque en 1556 el Rey Carlos I de España y V de Alemania, eligió dicho Monasterio para poder realizar la vida monástica que había decidido vivir, motivo por el que dicho Monasterio sufrió una serie de obras y ampliaciones que pudieran albergar al Emperador y todo el séquito que le acompañaba.

El edificio consta de dos plantas, donde encontramos cuatro habitaciones por planta, siendo la del Emperador la ubicada en la planta superior junto a la Iglesia, desde donde podía oír y en ocasiones ver los oficios religiosos, ya que debemos recordar que Carlos I sufría una grave afección de gota.

 

 

 

Tras la muerte de Carlos V (Tal como se le denomina en el propio Monasterio), en septiembre de 1558, fue enterrado en la iglesia, si bien posteriormente sus restos fueron trasladados al panteón real del Monasterio de El Escorial, por orden de su hijo Felipe II.

 

 

 

     

   

Iglesia

 

La duración de la visita es aproximadamente de una hora, motivo por el que decidimos hacer el camino de vuelta a Cuacos andando, con el fin de aprovechar y pasar por el Cementerio de los soldados Alemanes, que se encuentra a mitad de camino entre el Monasterio y la Localidad, camino sencillo, por acera, en descenso.

 

El Cementerio del Soldado Alemán, es un cementerio donde están enterrados los soldados alemanes caídos en España durante la I y II guerra Mundial.

 En dicho lugar podremos ver la placa que reza, (traducción del alemán)
 
En este cementerio de soldados descansan 26 soldados de la Primera Guerra Mundial y 154 de la Segunda Guerra Mundial. Pertenecieron a tripulaciones de aviones que cayeron sobre España, submarinos y otros navíos de la armada hundidos. Algunos de ellos murieron en hospitales españoles a causa de sus heridas. Sus tumbas estaban repartidas por toda España, allí donde el mar los arrojó a tierra, donde cayeron sus aviones o donde murieron. El Volksbund en los años 1980–1983 los reunió en esta última morada inaugurada en presencia del embajador de la República Federal de Alemania en un acto conmemorativo hispano-alemán el 1 de junio de 1983. Recordad a los muertos con profundo respeto y humildad.

 

 

 

(Visited 52 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *