LEDESMA (Salamanca). Recuperando su historia

Al llegar a la Villa de Ledesma, uno se da cuenta que ha entrado en una localidad que ha querido recuperar su historia, engalanar sus edificios, y crear, para todo aquel que le visita, una atmósfera de cariño que no pasa desapercibida en cada uno de los pasos que damos a través de sus calles.

A escasa media hora de Salamanca, encontramos la localidad de Ledesma, donde Viajes a dos Ruedas se desplaza para pasar una jornada rodeados de historia.

 

  Ledesma es el vivo ejemplo de ser necesario bajarse de nuestra moto o de nuestro coche, para adentrarte en su casco antiguo e histórico, para poder observar y disfrutar de todo lo que guarda en su interior, y que no es posible apreciar desde la carretera en un simple vistazo.

Es un lugar que ha sido recuperado y dispuesto para el disfrute de una estupenda jornada, donde al pasear por sus empedradas calles y girar una esquina consigue deslumbrar al visitante, de tal forma que solamente entran ganas de seguir caminando.

Para facilitar aún más la estancia, se ha creado el Centro de Interpretación de la Historia, quién se ha encargado de colocar carteles con QR para poder descargarnos en nuestros dispositivos móviles, los datos más relevantes de cada edificio o monumento.

 

 

 

Iniciamos nuestra visita por la Plaza de la Fortaleza, dado que cerca de dicha plaza encontramos una cómoda zona para estacionar.

Plaza de la Fortaleza

Data de la época medieval, punto verde de la localidad, desde donde podremos acceder al castillo, o fortaleza, punto defensivo principal de la Villa, de acceso gratuito, aunque si estuviera cerrado deberemos pedir las llaves en uno de los dos bares que encontraremos en la propia planta.

 

 

 

       

Además, en el centro de la propia plaza nos encontraremos con un elemento característico de muchas zonas castellanas, el verraco, escultura zoomorfa de granito y que pertenece a la época del primer poblamiento de la propia villa, Castro Vetón.

 

A partir de este punto, realizaremos el recorrido que el propio Centro de Interpretación de la Historia ha preparado. Descubriremos edificios civiles muy bien conservados, palacios y calles que nos trasladan a un pasado medieval.

 

 

 

La puerta de los Herreros, la Plaza de San Miguel y varias casas de nobles de Ledesma son lo que poco a poco vamos descubriendo hasta llegar a un punto de importancia defensiva y actualmente punto para poder observar las maravillas de extramuros… la Plaza de San Nicolas y Mirador del Adarve

 

 

    

    

    

    

    

    

    

    

Plaza de San Nicolas y Mirador del Adarve

     

    

    

 

Seguimos nuestro recorrido hasta llegar a la Iglesia de Santa María la Mayor y la Plaza Mayor, donde disfrutaremos de estos dos elementos Religioso y Civil, además de acercarnos hasta la Casa Consistorial, donde encontraremos la oficina de turismo, antigua cárcel, y el patio de las diez columnas.

    

    

    

 

Iglesia de Santa María la Mayor

    

    

    

    

Casa Consistorial

    

    

 

A partir de aquí, seguimos disfrutando del interior de Ledesma, y de su extramuros… de sus calles, de alguna que otra rosquilla de Ledesma (dulce típico)… hasta llegar nuevamente a la Plaza de la Fortaleza, punto donde daremos por finalizada nuestra estancia, que sin duda recomendamos y que en nuestro caso repetiremos…

 

 

    

 

Pero como todo lo bueno, tenemos un pequeño postre, simplemente, dirección a Salamanca, visitaremos la Ermita del Carmen y el Puente Medieval, desde donde obtenemos unas estupendas vistas de Ledesma.

 

Puente Medieval

 

 

Nos despedimos de Ledesma, incorporando una frase que hemos podido leer junto a la ermita del Carmen, y que a veces repetimos en nuestra cabeza:

“Los hombres construimos demasiados muros y pocos puentes”

Albert Einstein. 

(Visited 58 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *