GALICIA. Rías Baixas

Cada fin de semana o momento libre puede ser un buen momento y buena excusa para viajar a Galicia, y disfrutar, no solo de su gastronomía, sino también de sus interesantes zonas, paisajes, playas y gentes que nos podemos encontrar en cada paso…

 

En este caso aprovechando un puente recorremos Galicia, nos desplazaremos, pasando por Orense, hasta el suroeste de la Comunidad Autónoma, las Rías Bajas (Rías Baixas), desde donde seguiremos por la costa hasta el norte, y posteriormente hacia el Este, para terminar en La Playa de las Catedrales, bajando por Lugo para volver a nuestro punto de origen.

 

Es extraño poder disfrutar de todas las zonas visitadas, en octubre, en manga corta y bañándonos en alguna que otra playa de las que hemos visitados, pero parece que el buen tiempo se ha querido mantener hasta bien entrado el otoño.

 

Comencemos nuestro viaje, para llegar a Santa Tecla, si bien realizaremos dos paradas en el camino, la primera en Orense, para disfrutar de las Termas Naturales, y una segunda parada en Tuy, donde visitaremos el casco histórico y sus principales monumentos.

 

ORENSE

Capital de provincia de mismo nombre, siendo la ciudad más poblada del interior de Galicia, y tercera de la Comunidad tras Vigo y La Coruña, ubicada junto a la Autovía A52, y atravesada por el Río Miño, objetivo de nuestra visita, dado que la ciudad ya la conocemos, en esta ocasión paramos a conocer y disfrutar de las Termas Naturales que se encuentran en las inmediaciones de la ciudad, junto al río.

 

En nuestro caso visitamos las Termas de Outariz, más concretamente las correspondientes a las Termas de Muiño da Veigas, consideradas las mejores Termas (Gratuitas) de las existentes en Orense.

Las Termas en cuestión se encuentran ubicadas en Travesía da Vía Vella S/N, 32001 Ourense, aunque llegar a ellas es un poco complicado, debido a la fata de indicaciones, aunque una vez localizado, el acceso es viable en moto o en coche, hasta llegar al parking de las Termas, a escasos 200 metros de las mismas.

Intentaremos explicaros como llegar… saliendo de Orense por la N-120 hacia Vigo/Quintela/Untes, pasando los concesionarios de Nissan y Renault, volveremos a ver una salida a la A52 Vigo, que no tomaremos, por lo que nos mantenemos en la N-120, y nada más pasar dicha salida, tomaremos la primera calle que sale a la izquierda, no está muy bien indicado, pero tampoco tenemos pérdida, es la primera calle a la izquierda, con pequeña pendiente descendente, por la que seguiremos sin salirnos hasta llegar a un parking, ojo, es estrecha, pasamos por debajo de un pequeño puente, y tendremos que tener cuidado por si nos cruzamos con otros vehículos. Una vez que hayamos estacionado, tomaremos las chanclas, el bañador y las toallas, para pasar un agradable rato en las distintas termas con diferentes temperaturas de las que tienen las instalaciones, las cuales disponen de baños, cambiadores, están muy limpias y cuidadas, y podremos pedir información, si es necesario, a un responsable que hace las veces de socorrista, aunque las piscinas cubren aproximadamente 40 cm… (Existe una zona de agua fría, y otras cuatro piscinas entre 35 y 44 grados de temperatura)

 

 

Tras el relax que proporcionan las termas, nos disponemos a llegar a nuestro siguiente destino, Tuy, donde aprovecharemos para comer…

 

TUY

Tuy es una pequeña ciudad ubicada en la provincia de Pontevedra, en la comarca del Bajo Miño, donde podremos encontrar una de las catedrales más famosas de Galicia, ,la Catedral de Santa María de Tuy

Además de la famosa catedral, podremos disfrutar de su casco histórico, donde encontraremos numerosos restaurantes para poder degustar la gastronomía de la zona, por ejemplo el Caldo Gallego.

         

Indicar que tuvimos problemas a la hora de comer, dado que todos los restaurantes visitados estaban llenos, era fiesta nacional, por lo que nos tuvimos que alejar del centro, a un restaurante menos conocido que nos recomendaron, donde nos atendieron amablemente pudiendo comer en la terraza, aprovechando la agradable temperatura del día. (Restaurante Scala, en la Calle Rosa Bahamonte).

Tras las viandas, seguimos nuestra ruta, según la planificación que teníamos, y con el objetivo en esta ocasión de visitar el Monte Sacro y Castro de Santa Tecla, ubicado en La Guardia.

 

MONTE SACRO DE SANTA TECLA

El Monte Sacro de Santa Tecla o Santa Tegra, se ubica junto a La Guardia, al que se accede a través de una carretera perfectamente asfaltada, en la que nos encontraremos un guarda que nos parará para cobrar una entrada, de unos 4 €/persona, dinero destinado al mantenimiento de la zona, por lo que consideramos está bien invertido.

Una vez pasado el pequeño control, se podrá subir hasta el punto más alto del monte, donde encontraremos vistas impresionantes de la desembocadura del Miño, a parte de un museo, la Ermita de Santa Tegra, dos Vía Crucis (S. XVII y XX) y el Castro, que habremos visto durante la ascensión, si bien nosotros lo dejamos para el descenso.

 

Como hemos dicho anteriormente, lo primero que nos impresiona son las vistas desde la altura, donde, si el día no presenta niebla, podrás ver la inmensidad que se presenta ante los ojos, aunque para ello debas saltar alguna que otra piedra, ya que querrás posicionarte en el mejor punto.

Ahora, tras el espectáculo que nos presenta la naturaleza, es momento para ver otras acciones del hombre, aunque no es comparable con lo visto anteriormente. La Ermita, y los Vía Crucis nos muestran la historia religiosa más reciente de la zona, todo perfectamente conservado. Tras ello la visita al museo es recomendable, se accede con la entrada adquirida antes del ascenso al monte, y muestra la historia más lejana de la zona, como se crearon los Castros, y una introducción de lo que posteriormente podremos ver en vivo, éste era el motivo por el que hemos dejado la visita al Castro para el descenso.

 

Tras empaparnos con la magia del lugar, las vistas y la historia que nos ha mostrado el museo, comenzamos nuestro descenso, parando a la altura del Castro, para visitar, en primer lugar, la construcción completamente reconstruida, que nos dará una idea de lo que posteriormente veremos, simplemente dejaremos que nuestra imaginación vuele…

Es hora de seguir con la ruta, que aún siendo largos los días, la noche podrá caer, y son varios los lugares que aún nos quedan por visitar, antes de llegar al hotel.

 

Iniciamos nuestro ascenso a través de la PO-552, destino a OYA, disfrutando en todo momento de los parajes que la costa nos presenta, los afilados acantilados, y los golpes que sobre ellos proporciona la mar…

 

OYA

Es la Localidad más septentrional de Galicia, motivo por el que su enclavamiento es privilegiado, destacando las vistas al mar que muestra al turista.

Debido a su expansión turística y empresarial, la localidad de Oya ha tenido una gran expansión por lo que es importante concentrar la visita a lo que realmente queremos, en nuestro caso nos dirigimos a la explanada junto al Real Monasterio de Oia.

 

El Monasterio de Oia, es un antiguo monasterio cisterciense fundado en el siglo XII, el cual fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931, aunque en éstos momentos se encuentra abandonado, por lo que no es visitable. Desde el Monasterio es posible contemplar el horizonte, donde parece que el mundo termina, debiendo despertar para poder caminar hacia las estrechas callejuelas de Oia, para poder disfrutar de un agradable paseo, que repondrá las pilas gastadas, para poder seguir en nuestro camino, hacia el norte, hasta la localidad de Bayona.

 

BAYONA

Nuestro principal objetivo es conocer el Castillo de Monterreal, para ver la grandeza del histórico edificio, actualmente Parador Nacional, donde en 1493 D. Martín Alonso Pinzón arribó tras su viaje a América, motivo por lo que fue Baiona la primera villa que conoció la noticia del descubrimiento del Nuevo Mundo, el cual es recordado cada primer fin de semana de marzo, en la fiesta de La Arribada.

Para poder contemplar la grandeza del Castillo, nos dirigimos a un punto estratégico de la ciudad, donde se ubica la Virgen de la Roca, impresionante imagen de la Virgen, construida en granito, el cuerpo, y mármol blanco, cara y manos. La Virgen porta en su mano derecha, a unos 15 metros de altura, una barca, pudiendo subir a la misma, por el interior de la escultura, para poder contemplar toda la ciudad de Baiona, así como la Ría de Vigo.

                  

        

Es momento de seguir hasta la siguiente localidad, a la que seguramente llegaremos tras la puesta de sol, motivo por el que en el camino aprovechamos para parar en algún que otro mirador, o zona desde la que podamos disfrutar del mar, y del espectáculo que se produce cuando las olas rompen y golpean las rocas del litoral gallego.

 

COMBARRO

Sobre ésta localidad ya hemos hablado en un anterior post, “SANXENXO. Ruta de los molinos y más“, poco se puede decir de Combarro que no se pueda ver en cada fotografía realizada…

 

       

      

Es hora de cenar, aprovechamos nuestra estancia en Combarro, en ésta ocasión en el Restaurante Tinta Negra, típico restaurante de la localidad, ubicado entre el parking y la localidad.

 

Damos por finalizada nuestra visita a Rías Baixas, para iniciar al día siguiente una nueva aventura por tierras Gallegas, en esta próxima jornada con objetivo de llegar a Costa da Morte.

 

 

 

(Visited 72 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *