GALICIA. De camino a Costa da Morte

El día se presentaba muy agradable, la temperatura como la del día anterior, sin duda una buena invitación para poder disfrutar de Galicia, con el objetivo de llegar a nuestro segundo hotel, ubicado en Costa da Morte, aunque para llegar al destino todavía tendríamos muchos lugares y momentos para disfrutar, tanto de la costa como del interior, ya que visitaremos La Toxa, Cambados, Santiago de Compostela, que ya son conocidos, finalizando en lugares nuevos como Ézaro y Cee, que poco a poco iremos descubriendo.

Nuestra primera parada la realizaremos en La Toxa, muy cerca del hotel donde nos hemos alojado.

 

LA TOXA

Es una visita agradable y que hemos realizado en varias ocasiones, pero no por ello la queríamos eliminar de nuestro plan de viaje, aprovechando, como es habitual, para dar un agradable paseo matutino, hacer alguna que otra compra en el establecimiento del balneario, así como la visita obligada a la ermita consagrada a la Virgen del Carmen y recubierta en el exterior por conchas de Vieiras.

 

 

Saliendo de La Toxa, no nos podemos resistir al embrujo de la Playa de La Lanzada, donde además de parar, aprovecharemos la agradable temperatura para bañarnos…

 

Es hora de seguir con nuestra planificación, siguiendo nuestra ruta hacia el norte, parando en otra de las localidades características de la zona, que conocemos y que aun así repetimos, aprovechando la estancia para, antes de seguir el viaje, comer.

 

CAMBADOS

Nuestro punto inicial de la visita se encuentra en la Rúa Ribeira de Fefiñáns, donde estacionamos para ir hacia el parque que se encuentra frente el actual Parador Nacional y la oficina de Turismo, a partir de éste punto recorrer la Rúa Príncipe, dejando ambos edificios a la derecha, y continuar por la Rúa Real, hasta llegar a la plaza donde se encuentra lo más característico de la localidad, la Praza de Fefiñáns, con la presencia del Pazo del mismo nombre, la Iglesia de San Bieito, y el arco-puente que conecta el Pazo con la Torre del Homenaje.

Además, se puede disfrutar de paseos por la localidad, y visitar los numerosos Pazos e Iglesias, o el convento de San Francisco

 

 

 

Terminamos nuestra comida con una suculenta Tarta de Santiago, lo que vaticinaba nuestro próximo destino, Santiago de Compostela, para disfrutar de una tarde de otoño, aunque por la temperatura más bien podríamos decir que nos encontramos en verano….

 

SANTIAGO DE COMPOSTELA

Qué decir de esta increíble ciudad que tenemos en la palma de la mano, nunca mejor dicho, y con la que podemos utilizar palabras como recomendable, bulliciosa, con ambiente, y destino del peregrino que dedica su tiempo para realizar el Camino de Santiago…

Mucho más se puede contar de Santiago, pero pensamos que en esta ocasión lo impotente es venir, visitar la ciudad, vivirla y sentirla, como todo aquel que antes hemos disfrutado de sus calles y sus gentes… simplemente déjate guiar por tus pies, sin intentar crear una ruta, para, de esta forma, tener la sensación de libertad que solo se obtiene cuando realmente no te obligas a algo anteriormente marcado.

 

 

    

       

         

    

                  

 

Tal vez la visita más importante, para muchos obligada es la Catedral, y más especial y concretamente la visita al Apóstol.

 

Con algo de pena, pero necesario, debemos retornar a nuestra ruta, dado que tenemos un objetivo para el día de hoy, y que no es posible dejar para otro momento, y no es otro que la de llegar a un punto muy concreto en el momento justo de la puesta de sol, ubicado exactamente en el Mirador de Ézaro, desde donde podremos disfrutar de unas maravillosas vistas de la puesta de sol en el horizonte.

 

ÉZARO

Indicar que Ézaro no se encontraba inicialmente en nuestros planes, pero vimos alguna foto, y algún comentario de compañeros, que sinceramente nos convenció sin ninguna duda, sin que, tras el paso por la localidad, nos defraudara la visita.

 

Simplemente indicar que volveremos a visitar el lugar, con más tiempo para disfrutar.

 

2 kilómetros antes de la localidad se encuentran unas instalaciones de la central eléctrica que ha sido construida en Ézaro, lugar donde se ha ubicado un pequeño parking, junto a un mirador creado por la mano del hombre.

En dicho lugar paramos, para contemplar la puesta de sol, un espectáculo increíble, y que difícilmente podremos explicar en palabras, así que mejor contemplar las fotos tomadas.

 

Tras contemplar la puesta de sol, vemos el descenso vertiginoso que deberíamos hacer para llegar a la localidad de Ézaro, tramo de unos 2 km, que fueron recorridos por la vuelta ciclista a España, pero en sentido de ascenso, como final de una de las etapas… simplemente mi sorpresa por la fuerza y pundonor a los deportistas que consiguen librar tales pruebas.

A la entrada a Ézaro, una señal nos indica el pequeño parking que podemos utilizar para, a pie, llegar posteriormente a la Cascada, segundo objetivo de la visita a la localidad.

Pasamos un pequeño parque, el museo y centro de interpretación de la electricidad, edificio largo que dejamos a nuestra izquierda, y un más o menos largo y cómodo paseo a la ladera del río, que nos llevará hasta los pies de la cascada, la imagen delante de nuestros ojos es irrepetible, consiguiendo llenar de emoción todos nuestros sentidos, sinceramente, Galicia consigue emocionarnos en cada rincón, cada mirada es espectacular.

 

 

 

Al llegar a los pies de la cascada, podremos quedarnos en el mirador, o bajar a través de unas escaleras hasta el límite con el agua, notando en algunos momentos la humedad de las gotas de agua en suspensión que se produce en el impacto de la cascada.

 

 

 

La noche cae, y debemos dirigirnos al hotel, si bien pasaremos por la localidad de Cee para realizar una pequeña visita nocturna y cenar en un restaurante recomendado, y que sinceramente os recomendamos sin problemas, aunque ojo, las raciones son grandes….

Aparrilla do Angueira, Rúa Campo do Sacramento, 3, 15270 Cee, A Coruña

 

Nuestro hotel, que también recomendamos, está ubicado en Corcubión, os indicamos los datos de contacto, las vistas desde la habitación son increíbles.

 

Hotel Playa de Quenxe // Lg. Praia de Quenxe, 43, 15130 Corcubión //

Tfno: 666 45 16 21

 

(Visited 38 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *