Despedir el año en Salamanca con dos huevos… y chorizo

En Salamanca existe una costumbre convertida en tradición, y es la de despedir el año de una forma muy particular…..

Una  noche fría, viendo los coches que estaban en nuestro camino, hacía presagiar un cambio radical en la climatología que hemos estado teniendo estos últimos meses hasta la fecha, aunque siempre con la buena noticia de la falta de lluvias, amiga muy común en las anteriores ediciones.
 
Este presagio de frío se hizo patente a la hora de coger el coche, completamente helado, siendo necesario raspar la luna delantera y laterales para poder ir hasta donde me esperaba la moto que me brindaba la posibilidad de participar en la actividad que se había preparado.
En fin, parece que el frío va dejando paso a un día que va tomando temperatura, al igual que el punto de encuentro, que en esta edición, 2015, se ubicaba en el Hotel Fenix, en el barrio del Zurgüén. 
Llego el día de despedir el año con 2 HUEVOS, La hora de encuentro se había acordado a las 10.00 h, tal como se indicaba en el cartel de nuestros organizadores, en la web www.moterosdesalamanca.com
Buen momento para tomar un café y esperar unos veinte minutos de cortesía para que todos los participantes llegaran a dicho punto, y por supuesto una foto de recuerdo del grupo.
 

Posteriormente nos dirigimos a un lugar conocido por los que año a año repetimos la actividad con el único fin de despedir el año rodeado de amigo y motos,  San Miguel de Valero, y más concretamente en el hotel Sierra Quilama, donde todo estaba preparado para la recepción de los moteros que hasta allí nos habíamos acercado, y gracias a este tiempo climatológico del que estamos disfrutando, sin llegar mojados.

 

 

 
 

Una vez estacionadas nuestras máquinas, nos dirigimos al comedor, donde, como siempre, el cuidado y cariño que demuestran en éste restaurante, queda nuevamente de manifiesto para nuestro deleite, con el vino y el agua en la mesa, y una vez sentados iniciar la procesión de las viandas a las que gustosamente daríamos cuenta, menú completo compuesto por huevos, los más cometidos uno, lo normal un par de ellos, y algún aguerrido con alguno más, unido al chorizo asado y morcilla, que acompañado por el pan de hogaza, hicieron que además de pasar un buen rato hablando, riendo y haciendo fotos, nuestros estómagos fueron poco a poco llenándose, en un almuerzo motero, que a las 11.30 horas, sentaba como el mejor de los manjares. Por cierto, la cocina parecía que no tenía fin, por la cantidad de comida que salía de ella y que era más de lo que los 58 comensales podían o pudieron comer.

 


 
Agradecer a José Carlos Iglesias, y su blog, por la ayuda en la realización de fotografías de esta reunión de amigos, blog que os brindo visitar, y en el que se observa un cuidado especial en la información que transmite.

Al finalizar con toda la comida que pudimos degustar, se realizó el tradicional brindis, a través de nuestro organizador y speaker Javier Castellanos, donde todos nos unimos para poder cerrar el año 2015 y desear lo mejor para el nuevo año 2016.

¿Y que hacer posteriormente, con el estómago lleno, y con una temperatura de 16 ºC acompañado de un estupendo sol y falta de nubes?

La respuesta es muy fácil, iniciar una ruta por la Sierra de Salamanca, dado que en anteriores ocasiones no fue posible, por heladas, lluvias o por falta de tiempo.

Un total de cinco motos iniciamos el recorrido, desde San Miguel de Valero a nuestro primer punto de parada, Sotoserrano, buen sitio para tomar un merecido café.

Desde Sotoserramos cruzamos la sierra hasta Béjar, entrando en la zona de Béjar desde la Carretera de Ciudad Rodrigo, para volver a despedirnos de la localidad por el cruce ubicado antes de llegar al Restaurante Ventorro, dirección Ledrada, y a partir de ese punto dirigirnos a Guijuelo para tomar una caña y un  pincho moruno, unido a un descanso de unos quince minutos, tras los cuales iniciamos nuevamente la marcha para llegar a Salamanca, aunque por el camino pasamos por la ermita del Cristo de Cabrera.

Llegada a Salamanca alrededor de las 15.30 horas, tras un total de siete horas de motos y amigos, sol y buen tiempo, y despidiéndonos del año, para esperar que el próximo año sea como mínimo igual o un poco mejor que el actual.

Como siempre, si alguno de vosotros desea conocer el trayecto realizado y/o alguna curiosidad, puede ponerse en contacto a través del presente blog.

(Visited 4 times, 1 visits today)

0 opiniones en “Despedir el año en Salamanca con dos huevos… y chorizo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *