2017 Pingüinos… Esos Locos Moteros….

2017, año clave para el retorno de un clásico invernal, cuando de motos y concentraciones se trata, sobre todo para todos los que piensan que las fiestas navideñas comienzan con la Nochebuena, Fin de año, Reyes y Pingüinos…. Momento en el que realmente las fiestas terminan.
 
Llegó Pingüinos, disfrutamos Pingüinos, terminó Pingüinos, un resumen corto, pero claro, que nos indica como pasan los eventos más esperados.
 
 
12, 13, 14 y 15 de Enero quedarán en la historia de ésta concentración invernal motera, como fecha del retorno esperado, y no es para menos, tras la prueba realizada el pasado año, y que tuvo como propaganda LA FIESTA DE LA MOTO, este año SÍ, este año ha sido una realidad que hemos podido disfrutar y palpar con nuestras manos y nuestras máquinas, respirando el espíritu que embriaga Pingüinos, bueno, en realidad el aire, y el humo de las hogueras y las brasas de los diferentes restaurantes dispuestos en el interior del nuevo recinto que ha sido inaugurado.
 
El nuevo recinto está ubicado más cerca de Valladolid, apenas a 2 kilómetros, y hemos sido un total de 22536 inscritos, los que hemos podido, junto con la organización, inaugurarlo, disfrutarlo y casi olvidar las anteriores ubicaciones.
 
 
Viernes 13/01/2017
 

Tras la pequeña introducción comencemos por daros unas pequeñas pistas de lo que significa Pingüinos, compartir este fin de semana con compañeros, motos y más de 22.000 almas inscritas, aunque no inscritas incrementan esta cifra en muchas personas que comparten la misma afición, y los mismos sueños, con lo que el afán de compañerismo se nota en cada momento.

En nuestro caso, comenzamos nuestro fin de semana el día 13, vamos… viernes 13, llegando a Valladolid sobre las 19.00 horas, y encontrándonos con los compañeros que nos esperaban para iniciar la fiesta invernal motera…
 
 
Sin duda el calor con el que te acoge Pingüinos no contrarresta el frío que hace en Pucela en el mes que nos encontramos, llegando a puntas de -5ºC aunque la buena noticia es que la lluvia o nieve, en esta ocasión no harían acto de presencia…
Algo que nos ha llamado la atención durante el fin de semana, y que considero importante comentar, es que en la zona de restauración es posible cenar o comer, a base de bocadillos, hamburguesas o similares, a un precio muy ajustado, así como también el coste de la bebida es igual al que podemos encontrar en la zona de bares de Valladolid, por tanto un punto positivo a todos los colaboradores del evento, que no han aprovechado las circunstancias para incrementar el coste al inscrito.
 
 
 

Cena en el recinto, a la vez que escuchamos al grupo de Rock que se encuentra en el escenario, haciendo tiempo para que llegue el momento de la fiesta de fin de año motero, con las 12 campanadas, en este caso cambiamos las uvas por piñones, y el tradicional brindis con Cava de la zona de Rueda.

 
 
 
 
 
 
Pasado este evento, y dado que el sábado sería un día largo y lleno de actividades, consideramos que una retirada a tiempo puede ser lo más conveniente, y, como hemos ido con motos hasta el recinto, pues alcohol cero, para poder retornar con nuestras máquinas….
 
Sinceramente, la noche era fría.
 
 


Sábado, 14/01/2017
 
 
El día se presenta soleado, aunque con frío, sobre -2ºC a las 10.00 h, pero las fuerzas son superiores a los miedos y nos vestimos con la ropa adecuada para disfrutar de la moto, echándonos a la calle con nuestras monturas para reencontrarnos con los compañeros de fin de semana, tomar una primer café y esperar al inicio del desfile de banderas para poder unirnos a dicho desfile, camino a la Plaza Colón, punto centro de la ciudad.
 
 
 
 
 
 

Iniciado el desfile de Banderas, y unidos a la marea de motos que se dirigen a Colón, disfrutamos del ambiente organizado, del momento y del buen tiempo, aunque frío, que estamos teniendo.

 
 
 
 
 
 

Una vez en Colón, y animado por el gran ambiente de numerosas personas que se han acercado a las calles por las que discurre el desfile, para disfrutar, con niños y mayores, del espectáculo de motores a pleno rendimiento, banderas y colores, y también, por qué no decirlo, ruido de la aceleración de las motos, que anima a todo el que se acerca a la fiesta de la moto.

Dado que estábamos en la zona delantera de la comitiva, no nos resulta complicado estacionar, y disfrutar del paso del resto de máquinas por las calles que unos minutos antes habíamos pisado nosotros, a la vez que tomar un plato de lentejas dispuesto por la organización para disfrute de todos los inscritos, tras lo cual, se decide que es un buen momento para hacernos una foto en la escultura de Colón, y que da nombre a la plaza en la que nos encontramos, donde se realiza una exhibición de Shunt.
 
 
 
 
 

 

Motos de todo tipo han participado en el desfile, y que, por supuesto se han concentrado en la zona.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Buen momento para dirigirnos al restaurante donde teníamos reservada la comida, y disfrutar de los buenos platos ofrecidos por el Restaurante La Raíz.

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Alguna muestra de la comida, habitual foto de motero.

 

Finalizada la comida, nos dirigimos paseando, a por nuestras máquinas… disfrutando de las motos que nos encontramos por el camino y algún que otro invento…

Acto seguido un momento de relax para poder, iniciar la actividad más vistosa del fin de semana, y tal vez más esperado, tanto por moteros, como por no moteros, por su significado, o simplemente por la luz de las bengalas que portan las motos, que, unido al humo de las mismas, y al ruido de las máquinas, consiguen una unión perfecta de elementos que hacen del desfile algo único en cada concentración.
 
 
 
 

  

 
 
 
 
 

Tras finalizar, un pequeño paseo por el casco histórico y nuevamente en la campa de Pingüinos para disfrutar de lo que nos deparará la noche Pingüinera, entre otros, el esperado concierto de Celtas Cortos, grupo oriundo de Valladolid.

 
 
 
Domingo 15/01/2017
 
 
 
 
 

Al día siguiente, preámbulo del final de la fiesta, un buen desayuno pingüinero y directos a la Plaza Pingüinos para presenciar la entrega de Pingüinos de oro

 
  • Héctor Barberá, como campeón de la categoría OPEN en moto GP en 2015
  • A título póstumo, la presente edición entregó su Pingüino de Oro a Luis Salóm
 
 
 
 
 
También se entregó un Pingüino de Honor
 
  • Fito, de Fito y Fitipaldis, por la donación de Harley a través de papeletas, consiguiendo una recaudación de unos 200.000 €, y donados a la asociación de Menudos Corazones.
 
 
A partir de este momento solamente esperar que nos tocase alguno de los regalos que han sido sorteados, aunque ninguno tuvimos la suerte de ser los afortunados ganadores….
 
 
 
 
Momento final, momento de pensar en la vuelta, momento en el que la edición Pingüinos 2017 pasa a ser momento del pasado, momento del recuerdo, y momento en que solamente nos queda despedirnos de los compañeros e iniciar la vuelta a casa… y por supuesto, esperar a la nueva edición de Pingüinos, que ya solo falta 1 año por llegar…
 
 
 
NOTA del autor: a menudo, los moteros, oímos frases típicas, como “estáis locos”, “yo no haría eso ni loco”, “no sé cómo os entran ganas de salir con este frío”, y cosas por el estilo, pero creo que personalmente en una concentración invernal extrema, donde por el día hemos estado a -3ªC como temperatura máxima y -15ºC por la noche como mínima, sí creo un poco en las frases anteriormente mencionadas, si bien me gustaría puntualizar, y más concretamente valorar el coraje y esfuerzo de todos los moteros que, aún siendo de la propia capital salen a celebrar como uno más la concentración, un poco más de valor de los que nos ponemos en ruta para llegar hasta la capital, algunos recorriendo más de 750 km para la ida y otros tantos, después de todas las jornadas para el viaje de vuelta, si eres nacional, o grupos de Portugal, Italia, Francia o incluso un compañero de Canadá.
 
Pero una mención especial, para aquellos que siendo de Valladolid, recorriendo 100 o 700 km, Nacionales o Extranjeros, se quedan por la noche en la campa, durmiendo en tiendas de campaña y disfrutando 24 horas al día de la fiesta de la moto… sin duda esto es afición, sin desmerecer en ningún momento todos los que aprovechan, también, las concentraciones de verano.
(Visited 25 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *